Diputada usó casi ¢4 millones de combustibles de Alvarez

248

Edgar Fonseca M., editor PuroPeriodismo.com

Una diputada gastó ¢3.8 millones asignados en cuota de combustible al entonces legislador y hoy candidato presidencial del PLN, Antonio Álvarez Desanti, según lo sostiene este en una aclaración hecha pública este miércoles. El gasto obedeció a un error administrativo de un banco al enlazarse una tarjeta de débito del entonces legislador con otra de la diputada, aclaró el pretendiente verdiblanco.

“No pude disponer de estos recursos que me corresponden porque fueron utilizados por otra diputada, siendo yo el afectado directo con este error administrativo”, reiteró Álvarez en informe enviado a los medios hoy.

Salió así al paso de una publicación del semanario Universidad que consigna  que el aspirante presidencial hizo una gestión de reclamo de esa cuota de combustible  “cuando aún era congresista, el 27 de abril, en una nota dirigida a la Contraloría General de la República. “En el oficio AAD-070-2017 pedía a la institución reservarle el cobro de ese dinero para una fecha posterior a su salida del Congreso, debido a una confusión de cuentas que hicieron que otra diputada gastara parte del dinero que él considera tiene derecho a reclamar”, citó el semanario.

Al hacer los cálculos, señala dicho medio, Alvarez Desanti  notó que le faltaban ¢3,8 millones y al averiguar la razón, “le explicaron que habían sido usados por una diputada del Frente Amplio mediante una tarjeta que el BCR ligó por error a la cuenta de Álvarez Desanti”.

No he hecho ningún reclamo

En la aclaración a  los medios, Álvarez sostiene que los diputados “tienen una asignación mensual de 500 litros de combustible que son parte de su retribución económica y por ende un derecho”.

“Una semana antes de mi salida de la Asamblea Legislativa, de la Dirección Financiera nos recordaron disponer del remanente de la cuota de combustible que me correspondía como diputado”, dijo.

“Cuando procedí a efectuar este trámite, me encontré un faltante cercano a los cuatro millones de colones”, añadió.

“Ante esa situación informé a los departamentos correspondientes de la Asamblea, quienes diligentemente revisaron junto con el banco, la razón de ese faltante. Luego de la investigación respectiva, se determinó que mi tarjeta de débito se había enlazado con la de otra señora diputada, quien dispuso y utilizó esos recursos”, agregó.

“Ante esta situación irregular y no estando los fondos disponibles para poder retirarlos, informé a la Contraloría lo sucedido, dado que ya iba cesar en mis funciones, y reservándome el derecho a cobrarlos, si así lo considerara pertinente. Como puede observarse, yo no pude disponer de estos recursos que me corresponden porque fueron utilizados por otra diputada, siendo yo el afectado directo con este error administrativo”, sostiene el aspirante presidencial verdiblanco.

“A la fecha no he planteado ningún reclamo, ni cobro administrativo a la Asamblea, pero como todo costarricense tengo derechos independientemente de que haya terminado su relación laboral”, dijo.

“Entiendo que cuando se es candidato todas nuestras conductas están sujetas al escrutinio público, y en algunos casos, se pretende tergiversar nuestras acciones a partir de intereses particulares”, agregó el candidato del PLN. “Reitero mi compromiso con la transparencia, y la rendición de cuentas en todas mis actuaciones, como lo he hecho a lo largo de mi vida”.