Edgar Fonseca, editor/Google Images con fines ilustrativos

Con más de 7 mil empleados en la modalidad de teletrabajo debido a la pandemia del nuevo coronavirus, el ICE anunció ahorros por dicho rubro por ¢1.905 millones, de un total de contención de gastos institucionales por ₡62.245 millones en lo que va del año.

Según la institución en este momento, más 7.000 colaboradores realizan sus labores a distancia en distintas modalidades.

Esto, dijeron, ha reducido gastos de limpieza, combustibles, viáticos, viajes al exterior y consumo de servicios.

La digitalización de trámites internos –como vacaciones y constancias salariales– ha disminuido el gasto institucional en cerca de ₡800 millones, agregaron.

Optimizan compras

Según el Instituto Costarricense de Electricidad, el rubro principal de ahorros se dio en la optimización de todo el proceso de compras de la Institución que permitió economizar más de ₡59.000 millones en comparación con 2019.

La mejora en este proceso –dijeron– incluyó una reforma al Reglamento Interno de Contratación Administrativa, así como una mayor rendición de cuentas de todas las instancias internas.

Renegocian alquileres

La entidad tambiéj pretende reducir gastos por ₡202,7 millones en lo que denominan optimización de espacios institucionales y la renegociación de contratos de alquiler, y ₡339 millones por la eliminación de contratos de 114 vehículos alquilados, que se sustituyeron por propios. Esperan ahorros en dichos rubros por ₡540 millones.

Según el ICE, estiman que el balance de estas operaciones y de otras medidas –como movilidades laborales voluntarias, la renegociación de compra de energía a generadores privados, la reestructuración de la deuda y la optimización de la matriz eléctrica–, tengan un impacto positivo en las tarifas fijadas por ARESEP.

Para este mes de septiembre, ratificaron, el ICE entregará al Regulador una propuesta de rebaja para ciertos sectores de consumo.

Para el presidente Carlos Alvarado los esfuerzos del ICE en la contención de su gasto y la ejecución de otras medidas de eficiencia, permitirían impactar a la baja el costo de los servicios que brinda. 

Según Irene Cañas, presidenta ejecutiva del ICE, estas acciones buscan garantizar la sostenibilidad financiera del Instituto.

“Desde 2019, hemos renegociado contratos, reducido el gasto y aumentado la eficiencia. Seguimos firmes, ejecutando una ruta clara para dejar unas finanzas institucionales sanas, que permitan al ICE competir y ofrecer servicios de calidad”, aseveró.