Edgar Fonseca, editor

El presidente Rodrigo Chaves destituyó este sábado al presidente ejecutivo CCSS, Álvaro Ramos, en desacuerdo por el aumento salarial aprobado por la junta directiva de la institución que costaría unos ¢10.000 millones anuales al fisco.

Ramos votó el aumento junto a una mayoría de directivos.

El incremento entre ¢7.500 y ¢8.500 favorecería a unos 63 mil empleados de la institución.

Fue aprobado en 2020 pero quedó congelado debido a la emergencia fiscal por la pandemia.

La aprobación de la junta directiva autorizaba el pago con carácter retroactivo lo que significaría una erogación de ¢29.000 millones acumulados.

Bajo amenaza

Chaves demandó revertir la decisión y amenazó con destituir a los directivos.

Casa Presidencial anunció la destitución de Ramos la noche de sábado.

“El mandatario reafirma que todos los funcionarios del Gobierno deben mantener la disciplina estratégica necesaria para enfrentar la crisis que vive el país, incluyendo las disposiciones de la regla fiscal”, citó el comunicado oficial.

“Esta misma tarde se nombró a la hasta ahora ministra de Trabajo, Marta Eugenia Esquivel Rodríguez, como presidenta ejecutiva de la CCSS”, agregó la Presidencia.

Según la versión oficial, el presidente Chaves mantendrá contacto permanente con la presidenta ejecutiva durante su viaje a Nueva York, para asistir a la asamblea general de las Naciones Unidas la próxima semana.