Las dos caras de Costa Rica, Ulibarri

517

Eduardo Ulibarri, reconocido comunicador costarricense, embajador ante la ONU, expone sus impresiones, en el diario La Nación, sobre la coyuntura y los desafíos del devenir de Costa Rica, una perspectiva que, a su juicio, puede verse y tratarse al menos desde dos grandes vertientes: la del país atascado o la de una nación, en el umbral del desarrollo, reconocida por sus logros históricos e institucionales.Lo plantea en un tono que mezcla incertidumbre y esperanza, mito y realidad pero profundamente apegado al más depurado análisis periodístico

Dice Ulibarri: “Un país desordenado y poco seguro; rezagado y “dormido en sus laureles”; crecientemente desigual y decrecientemente solidario; con líderes políticos tolerantes de la corrupción y desvinculados de los intereses mayoritarios; una estructura institucional entrabada, Gobiernos poco eficaces, y una ciudadanía alejada de lo público y centrada en lo personal.
Un país pacífico, desarmado, democrático y respetuoso de los derechos humanos; ejemplo de estabilidad; líder en desarrollo sostenible y políticas ambientales; comprometido con la transparencia y el Estado de derecho; que impulsa una política económica y social responsable y orientada al bienestar general, se comporta como un ciudadano global responsable y desarrolla una política exterior que refleja sus valores y prácticas internas. ¿De qué países hablamos? De uno solo: Costa Rica”.

Ulibarri lanza, también, una propuesta de opciones para hallar solución al complejo momento por el que atreviesa el país.  Dice: “…se impone abandonar tanto los simplismos de las visiones idílicas como la destructividad de los discursos simplistas, y centrarnos en construir un mejor país desde las sólidas bases que tenemos y los valores que compartimos, pero con plena conciencia de los problemas que debemos superar para alcanzar el éxito.

Y concluye: “Ni el mito ni la destructividad. Desarrollemos un realismo creativo asentado en los hechos, impulsado por la razón y centrado en el bienestar”.
Por considerar oportuno y valioso este aporte de Ulibarri a entender, desde la mira periodística, la realidad costarricense, desde Puro Periodismo recomendamos su lectura y nos interesa su opinión.