La redacción de EL PAÍS en Madrid. / BERNARDO PÉREZ

Con estas preguntas, lanzadas por Javier Moreno, director de El País, y retumbando en las sienes del subdirector y de tres de sus subdirectores, jefes de fotografía y de la edición digital del prestigioso diario madrileño, se desarrolló una cadena de decisiones, matizada por juicios periodísticos equívocos, decisiones en el vértigo de la hora de cierre, que les llevó a cometer, como así, lo admiten, uno de los mayores errores de su historia: la divulgación de una falsa imagen del presidente de Venezuela, supuestamente entubado en una camilla de hospital.

Lo relata un informe del propio diario que abunda en detalles de cómo llegó la oferta de la foto a un costo inicial de 30 mil euros para luego negociarse en 15 mil con la agencia Gtres online; imagen, que se les ofreció con el gancho de que ya también se le había ofrecido al diario competencia El Mundo y cuya autenticidad nunca se verificó. 
“Ese es el error central de la historia. Creíamos tener verificada una fotografía que no habíamos verificado”, reconoce  Javier Moreno.
¿Por qué se tomó la decisión de publicar la foto si la agencia Gtres Online no había respondido a todas las dudas que se le plantearon…? “Consideramos que la fotografía era buena y seguimos de forma natural”, explicó uno de los directores adjuntos. “No se votó ni nadie planteó su oposición. Nadie me transmitió dudas serias sobre la conveniencia de no publicarla o sobre su autenticidad, salvo un subdirector, que dudaba si debíamos publicar la imagen de un enfermo, pero estábamos de acuerdo en que era una noticia relevante porque el Gobierno venezolano no informa sobre la salud de su presidente. Hicimos una cesión de confianza a la agencia a pesar de que había puntos que no se podían comprobar”, reconoció. “Hicimos mal nuestro trabajo”.
Por considerar este uno de los más controversiales capítulos en la reciente historia de la toma de decisiones en las salas de redacción, con profundas implicaciones éticas y prácticas para el oficio, desde Puro Periodismo estimamos relevante compartir la historia que narra El País sobre el caso. Importante para extraer lecciones en el diario acontecer de los medios, de sus fuentes y de sus ofertas de golpes exclusivos que, desafortunadamente, desembocó en uno de los mayores fiascos periodísticos que se recuerde. ¿Usted qué opina?

Leer más

Enhanced by Zemanta