El hombre y los tanques…

889
¿Cómo se logró la imagen histórica del hombre solitario frente a una cadena de tanques durante las violentas protestas en la Plaza Tiananmen de Beijing el 5 de junio de 1989?
¿Quién es el fotógrafo detrás de esa historia?
¿Cómo logró burlar a miles de soldados?
La historia la cuenta en Time,  Jeff Widener, entonces fotógrafo corresponsal de la AP en Beijing.
El cubría las protestas que derivaron en una brutal intervención del ejército chino; la agencia le asignó ir a cubrir las manifestaciones y él se movilizó hasta el Hotel Beijing. 
En el lobby se encontró con un compatriota quien le ayudó a captar escenas desde su habitación. Y se quedó sin filme…
Desde el balcón del hotel, dice Time, Widener fue capaz de tomar fotografías con un lente  largo, pero luego se quedó sin película. Así que envió a Martsen en una búsqueda desesperada por más, y Martsen regresó con un solo rollo de Fuji negativo en color. Fue en esta película que Widener capturó una de las imágenes más icónicas de la historia, el manifestante solitario hacia  una fila de tanques chinos.
“Después de hacer la imagen, le pregunté a Kirk si podía contrabandear mi película fuera del hotel en su bicicleta a la oficina de AP en el recinto diplomático”, recuerda Widener. “Estuvo de acuerdo en hacer esto por mí, ya que tenía que estar en el hotel y esperar más suministros y no podía correr el riesgo de ser descubierto”. 
Una historia, digna de un reporterismo atrevido, osado, con el rédito de haber registrado una imagen mítica en medio de aquellos convulsos acontecimientos.
Una típica lección del mejor reporterismo, por eso nuestra recomendación.