Un análisis de Frank Gardner, especialista de BBC News en temas de seguridad, advierte que el golpe de estado contra Mohamed Morsi, el primer presidente electo democráticamente en Egipto, sienta un peligroso precedente no solo para esa atribulada nación sino para el resto del Medio Oriente. Puede alentar la radicalización de los políticos islamistas que verían que de nada vale ir a las urnas si el ejército es quien manda al final.

Dice  BBC News: “El derrocamiento del presidente de Egipto Morsi y de la Hermandad Musulmana después de sólo un año en el poder ha sido recibido con euforia por parte de sus rivales, pero las celebraciones es probable que sean de corta duración. Este es un momento peligroso, no sólo para Egipto, sino para la región de Oriente Medio. Deponer a un líder islámico democráticamente elegido y la suspensión de la Constitución serán interpretados por muchos islamistas políticos como el envío de un mensaje contundente: no tiene por qué pagar elegir la papeleta sobre la bala”.

 

Leer más