Informa CBS News: “Con varios golpes desde el brazo de una excavadora y un puñado de aplausos de los espectadores, la casa de Cleveland, donde estuvieron cautivas y fueron violadas tres mujeres por más de una década fue demolida la mañana del miércoles.

La casa fue derribada en el marco de un acuerdo que salvó a Ariel Castro de una posible sentencia de muerte. Castro fue  condenado la semana pasada a cadena perpetua, más 1.000 años.Cuando  la última parte de la casa cayó al suelo, una iglesia en la esquina sonó las campanas marcando la demolición, informó  WOIO-TV, CBS afiliada.

Pero la pregunta sigue siendo: ¿Cómo pudieron los crímenes pasar desapercibidos tanto tiempo en un barrio de clase trabajadora?