Don Josué tiene 58 años, aunque aparenta más. Y a una edad en la que muchos piensan en retirarse, él sueña con seguir trabajando.

Un sueño que en realidad son dos, porque quiere trabajar pero en Estados Unidos, donde viven sus hijos y sus nietos.

Y en pos de ese sueño, es más lo que Josué ha perdido que lo que ha ganado. La pérdida se puede medir en dinero contante y sonante: 13.000 pesos mexicanos (US$1.000). Toda una fortuna para él.

Josué es una de las 3.000 personas engañadas por “Chamba México”, una compañía que -según una investigación realizada por la organización Jornaleros Safe- entre diciembre de 2012 y abril de 2013 se apoderó de más de 20 millones de pesos (US$1,5 millones) de trabajadores que buscaban visas temporales para EE.UU., ya fuera la visa H-2A, para trabajadores agrícolas, o la H-2B, para trabajadores temporales no agrícolas.