Un equipo internacional de científicos ha logrado por primera vez mediante el radiotelescopio ALMA fotografiar el violento nacimiento de una estrella en el desierto de de atacama (Chile) durante 5 horas de observación.