La periodista Yolanda Monge, corresponsal de El País, Madrid, en Washington, plantea dudas en torno a la muerte de Ariel Castro, “el monstruo de Cleveland“, quien apareció ahorcado en su celda tras ser condenado a cadena perpetua y mil años por el cautiverio y violación de tres mujeres durante 10 años. “¿Por qué Castro no estaba bajo vigilancia especial por riesgo de suicidio? ¿Por qué no fue sometido a una revisión psicológica que hubiera alertado de sus planes? ¿Cómo es posible que el que quizá sea el criminal más infame que haya conocido Ohio solo estuviera sometido a custodia vigilada cuando la policía encontró en el registro de su casa una nota de hace unos años en la que escribía lo siguiente: “Quiero acabar con mi vida y que sea el diablo quien se encargue de mí”?, plantea la periodista en un oportuno reportaje de análisis sobre el polémico caso. Recomendación del día de Puro Periodismo.

Leer más