La niña de cuatro años fue hallada en un campamento de gitanos en Grecia. Sus rasgos no coinciden con los de quienes dicen ser sus padres, informa BBC Mundo. Añade: “Tiene cuatro años, ojos verdes, dos trenzas de cabello casi platinado. Lleva por nombre María, aunque los medios de comunicación europeos, que comenzaron a contar su historia este fin de semana, la apodaron el “Ángel Rubio”. Se trata de una niña hallada en un asentamiento de gitanos en el centro de Grecia, cerca de la ciudad de Farsala, durante una redada policial. Las autoridades sospechan que la menor pudo haber sido secuestrada, después de que pruebas de ADN determinaran que no está biológicamente relacionada con el hombre y la mujer que dicen ser sus padres”.

Leer más