Se trata de un pez sable de más de cinco metros de longitud que apareció muerto en las aguas de Santa Mónica, California. Una instructora del Catalina Island Marine Institute lo descubrió mientras buceaba. Se necesitaron más de 15 personas para sacarlo del agua.

 

Leer más