La controversial licitación otorgada a China para construir un “tren bala”entre México y Querétaro por $3.750 millones, el primero de su tipo en Latinoamérica ; el nexo de una de las empresas adjudicadas con la propiedad de la megamansión presidencial exhibida por los medios medios por su ostentación y costo y la creciente indignación pública por la desaparición de 43 estudiantes normalistas en Guerrero, fermentan un ambiente público candente en estas horas en México, dice BBC Mundo.

En el centro de la polémica la pareja presidencial de Enrique Peña Nieto y su esposa la exactriz de telenovelas Angélica Rivera. Y los cuestionamientos al negociado del multimillonario contrato con la ferrocarrilera china CRCC fulminado abruptamente por el gobierno de Peña Nieto antes de emprender una gira a China.

Un informe especial de la periodista María Elena Navas de BBC Mundo añade:”Surgieron acusaciones de políticos de oposición de que la plataforma de oferta no había sido justa y que las tres empresas mexicanas que participaban en el consorcio liderado por CRCC tenían vínculos cercanos con el gobierno.

El jueves durante una audiencia en el Senado uno de los críticos que más cuestionaron el proyecto, Javier Corral, del opositor PAN, señaló que “ahora era necesario saber si los ganadores de la licitación habían recibido información privilegiada”.

“De ser así, se amañó un proyecto multimillonario con el fin de privilegiar a uno de los competidores y los demás contendientes, conscientes de ello, se retiraron”, dijo.

Corral afirmó que las empresas mexicanas que participaron con el consorcio de CRCC: Prodemex, Constructora Teya y GHP Infraestructura Mexicana “son propiedad de personajes ligados al PRI (partido en el poder) y al actual presidente Enrique Peña Nieto”.

Constructora Teya está dirigida por Juan Armando Hinojosa, amigo cercano de Enrique Peña Nieto.

La empresa está afiliada al Grupo Higa, que ha ganado contratos multimillonarios desde que el presidente era gobernador del estado de México, de 2005 a 2011.

Leer más