EE.UU: la lenta muerte de los diarios

178

Informe especial de Tim Adams reportero de The Guardian de Londres sobre la desaparición de históricos diarios de los EE.UU. en la última década. ¿Por qué?

Añade: “En los últimos diez años, en porcentaje, más periodistas han perdido sus puestos de trabajo que los trabajadores en cualquier otra industria estadounidense significativa. Tan mala noticia se sintió agudamente también en Gran Bretaña, donde un tercio de los puestos de trabajo de redacción de los periódicos se han perdido desde el año 2001. El peor de los recortes, a ambos lados del Atlántico, han recaído en los diarios locales de mayor tamaño a lo que los americanos llaman títulos metropolitanos. Una docena de periódicos históricos han desaparecido por completo en los EE.UU. desde 2007, y muchos más son versiones fantasmas de lo que solían ser, semanales y no diarios, freesheets en lugar de periódicos de gran formato, sin los recursos necesarios para sostener la atención a los ayuntamientos o de dar a los ciudadanos una versión confiable sobre su comunidad y el mundo.

Las razones de este descenso son familiares – el cambio abrupto de la impresión a píxeles, el aumento exponencial de las fuentes alternativas de información, los cambios en el estilo de vida y hábitos de lectura, y, sobre todo, el desastroso colapso de sangre vital para el periódico de la ciudad – los anuncios clasificados – con la aparición de sitios web como Craigslist y Cambalache. Las consecuencias se observan con menos frecuencia.

Stephan Salisbury, un escritor cultural premiado en el Philadelphia Inquirer en los últimos 36 años, los pone así: “Los periódicos juntan a la gente, tejiendo comunidad con hilos de información, y, literalmente, de pie físicamente en la calle, recordando a la gente donde está y lo que necesitan saber. ¿Qué le pasa a una comunidad cuando la comunidad ya no importa y cuando la información es simplemente una oportunidad para la comercialización del lugar y la marca en el espacio virtual? ¿Quién cubre el alcalde? Al ayuntamiento? ¿ A las agencias de Gobierno? ¿A los tribunales? … Es esta desintegración de nuestro tejido cívico es el resultado más grave de la decadencia de nuestros periódicos. Y es la gente común que lucha en la ciudad la que ha perdido la mayor parte, sabiendo cada vez menos sobre dónde se encuentra- incluso cuando la cantidad de información con que es bombardeada  crece todos los días a una velocidad asombrosa.”

Leer más