¿Qué le sirve más a las autoridades mexicanas: tratar con un capo poderoso como Joaquín El Chapo Guzmán, libre, en pleno control de su imperio de narcotráfico o enfrentar la guerra de guerrillas de los minicarteles con saldo ya de 120 mil muertes y 20 mil desaparecidos?

La duda la plantea  el reportero Ed Vulliamy del diario londinense The Guardian al analizar las implicaciones de “la fuga del milenio”, como se ha dado en llamar el escape del El Chapo Guzmán del penal de máxima seguridad El Altiplano, que metió  al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto en un escándalo mundial.

Dice Vulliamy: “Aunque el fiscal general de México ha pedido una ” investigación completa ” de la fuga de Guzmán, puede que nunca sepamos exactamente lo que sucedió. Pero si hay un nivel de complicidad por el Estado, o agencias estatales, no sería ilógico. Las relaciones amistosas entre el Estado y Guzmán tendrían un motivo racional. No en vano el cártel de Sinaloa, hasta hace poco, tiene su propio hangar en el aeropuerto de la Ciudad de México, no muy lejos del del Presidente.

En asuntos de la mafia, uno de los dilemas es si es más difícil para un estado convivir con una pirámide patriarcal organizada de poder, como la de Guzmán o los mini- carteles innumerables, calle de pandillas micro- cárteles , los llamados combos y super -combos , que surgen si la pirámide se estrelló. ¿Qué es peor : un poder formidable con el que es posible algún tipo de acomodo, o el reactor de una fisión-narco-nuclear de electrones y protones que se cargan unos a otros?”.

Añade Vulliamy: “Este último escape es también, casi con toda seguridad , un trabajo interno en algún nivel ( el director de la prisión Valentín Cárdenas ha sido detenido) , pero la pregunta es: ¿a qué nivel? ¿Qué tan profundo en el interior fue el escape estaba previsto el escape, y cómo lo alto de los escalones del poder?

Guzmán es el último de los capos de la mafia al estilo antiguo, sobrino del mexicano padrino Pedro Avilés , fundador de lo que se convertiría en la primera sindicato mafioso mexicano moderno, el cartel de Guadalajara ; Avilés fue asesinado en un tiroteo en 1978. Como tal, Guzmán comanda una pirámide de poder como una cuestión de la herencia y de violencia despiadada” .

Leer más