“Aquí yace un reportero”. Así respondió el controversial periodista mexicano Jacobo Zabludovsky a Heriberto Murrieta cuando este le preguntó, hace un mes en La Habana, qué frase desearía de epitafio.

Murrieta, reconocido periodista deportivo, elogia en el diario El Universal la figura y trayectoria de Zabludovsky.

Lo describe como una “escuela de periodismo”, de gran calidad profesional y humana. “Tenía una forma muy positiva de ver la vida, un gran espíritu, una disciplina férrea y una pasión por la información”, dice Murrieta.

Pero la figura de Zabludovsky no pasa desapercibida para sus detractores. La revista Proceso destaca un artículo del maestro de periodistas Vicente Leñero quien cuestiona la trayectoria del desaparecido comunicador.

“Aunque hoy parece olvidarlo todo nuestra sociedad sin memoria, existen testigos que conservan esa imagen de Jacobo Zabludovsky en las viejas pantallotas de sus televisores. Aparecía en medium shot con su ensayada sonrisa simpática, traje y corbata impecables y enjaretada su cabeza por un par de audífonos enormes que lo convertían en la caricatura de sí mismo. Se le tenía desconfianza y hasta temor por la manera de tergiversar los hechos haciendo creer a su audiencia que la realidad era así como él —“objetivo y veraz”— la transmitía a diario”, recuerda Leñero.

 

Leer más