“Fue todo muy rápido”, dijo un operador de radio al sitio G1.Globo.com de Brasil al referirse al ataque perpetrado por dos individuos contra el radioperiodista Gleydson Carvalho, a quien mataron de tres balazos mientras estaba dentro de una emisora en Camocim, Ceará, estado al nordeste del país.

Carvalho se caracterizaba por sus continuas denuncias de corrupción desde un programa que mantenía en la emisora, informa el diario El País de Madrid.

Añade El País: “Carvalho, conocido en la zona como Amigão (amigo), hacía denuncias frecuentes de casos de corrupción. “Decía en directo que era amenazado y que no tenía ningún miedo”, ha contado al portal G1 un técnico de sonido que trabajaba en la emisora en ese momento. “Yo siempre le pedía que no actuase así”. El Gobierno de Camocim ha lamentado la pérdida de “una de las voces más importantes de la región de una forma trágica y banal”.

El asesinato, ocurrido este jueves, ha conmocionado una vez más a Brasil, considerado el tercer país más peligroso de América Latina para ejercer el periodismo, solo por detrás de México y Colombia, según el último informe de la organización internacional Reporteros Sin Fronteras (RSF)”.

Leer más