No hay pollo, picadillo, salchichas, mortadela,  carne, ni leche en polvo. Y en los supermercados suspenden el sistema de refrigeración, dizque para no gastar energía.

No solo en la Caracas de Maduro la gente sufre miserias en busca de alimentos básicos en estos días.

En La Habana, el ciudadano común se queja del grave desabastecimiento de comida.

“Todo está pelado”, cuenta María Eugenia, una ama de casa de 58 años, quien recorre la capital cubana de cabo a rabo para llevar alimentos a su familia, en el diario digital disidente 14 y medio.com.

Añade la crónica de la reportera Rosa López de 14ymedio: “El pollo está perdido, también el picadillo, las salchichas y ni hablar de la carne”, detalla esta pertinaz ama de casa. Las neveras de las tiendas de la capital cubana apenas tienen mercancías y en muchos casos hasta el sistema de refrigeración está desconectado, para no desperdiciar la energía eléctrica. “La gente no sabe qué es lo que pasa, porque no lo explican en la televisión”, se queja la señora.

Pocos mercados se salvan del déficit de productos. La céntrica tienda Ultra, en el corazón de Centro Habana, es una de las más afectadas. “Hace días que no abastecen de pollo y cuando llega es poco y la gente se ha dado hasta golpes por alcanzar un paquete”, detalla a 14ymedio una empleada que prefirió el anonimato. Un cartel anunciaba con orgullo “Hay mantequilla”, pero en las vidrieras del departamento de cárnicos y congelados no se veía ningún otro producto”.

 

Leer más