Con semblante sombrío, ojeras y  sin sonrisa alguna, Otto Pérez Molina, de 64 años, hasta ayer presidente de Guatemala, quedó preso por orden de un juez que conoce de la causa por fraude fiscal millonario en que se vincula al exgobernante, informa el diario El Periódico de Ciudad Guatemala.

Fue enviado al cuartel militar Matamoros de la capital guatemalteca para que continue en audiencia este viernes, mientras se resuelve si  le dictan prisión preventiva.

Durante la tumultuosa audiencia en el tribunal, Pérez, el primer presidente en renunciar en la historia de Guatemala se mostró sombrío, sin sonrisa cansado, nervioso y con ojeras, dice otra crónica de El  Periódico.

 

Leer más