Comandos élite de la Marina y del ejército de México recibieron información precisa por parte de agentes norteamericanos sobre la posible ubicación del capo Joaquín “Chapo” Guzmán pero ejecutaron tarde el operativo para recapturarlo, revela el sitio Proceso.com sobre la fallida acción por dar con el narco más buscado del mundo.

Un agente de inteligencia estadounidense habló con Proceso con carácter confidencial. Esto fue lo que narro del fallido operativo: “Recibimos información de inteligencia por medio de la interceptación de varias llamadas telefónicas (satelitales y de celulares) que nos indicó que El Chapo podría estar escondido en un rancho en la sierra de Durango, en los limites con Sinaloa. La información se la dimos al gobierno de México”.

“La información que conseguimos por medio de la tecnología la cotejamos con otra que habían conseguido en México nuestras agencias por medio de (informantes). Y cuando determinamos que podría ser El Chapo quien se ocultaba en el rancho, se la dimos a las autoridades mexicanas.

“Al parecer la Marina mexicana llegó tarde al punto donde presuntamente lo habíamos ubicado. Hubo un retraso de varias horas desde que dimos la información hasta el momento del operativo… El lugar donde se encuentra el rancho está en un punto de difícil acceso. Esa fue la explicación que nos dieron”.

El fallido operativo, según el sito Milenio.com, se dio hace unos ocho o 10 días, de acuerdo a una versión suministrada por el presentador Joaquín López-Dóriga de Televisa.  Al escapar el Chapo Guzmán resultó herido en la cara y una pierna. Las heridas no fueron producto de balas disparadas por los soldados sino de una caída que sufrió el fugitivo en la huída.

Leer más