En Kamakura se esconde un ejército de estatuas que rinde homenaje a los niños que no llegaron a nacer.
Historia