Tres casos de ejecuciones de campesinos en zonas rurales de Nicaragua y la sospecha de la participación  del ejército en dichos hechos, mantienen conmocionada a la opinión pública, denuncia el sitio Confidencial de Managua.

La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), Vilma Núñez, dijo a dicho medio que en Nicaragua se vive “una peor situación que hace 25 años en materia de violaciones a los derechos humanos. Y sostuvo que las instituciones del orden público, Ejército y Policía, están mandando mensajes intimidatorios a la población.

Los casos que preocupan al CENIDH son –según Confidencialel asesinato de Andrés Cerrato, un militante del PLI, asesinado por sujetos aún no identificados en la zona de Ayapal. Cerrato había denunciado al Ejército en días pasados por violaciones a derechos humanos; La muerte de Félix Duarte en Wiwilí, igualmente perpetrada por elementos armados no identificados. Y la más reciente, la ejecución de Enrique Aguinaga, alías ‘Invisible’, un presunto alzado armas. Testigos de los hechos señalan a militares de ejecutar el crimen, cuando el hombre se encontraba sólo y desarmado.

La Policía Nacional no se ha pronunciado oficialmente sobre las investigaciones para esclarecer estos casos. “El silencio es la respuesta gubernamental. Se están convirtiendo en los mayores cómplices de los atropellos”, manifestó Núñez en entrevista con el programa Esta Noche de Confidencial.

 

Leer más