“La naturaleza se respeta”, dice el el veterano fotoperiodista Ezequiel Becerra en un especial gráfico sobre las recientes erupciones del volcán Turriaba, Costa Rica.

“Subí la madrugada de este viernes al Irazú, en busca del mejor ángulo para capturar al volcán Turrialba, a solicitud de la agencia de prensa internacional AFP. Después de lidiar con la baja temperatura y el frío, me topé con un coloso majestuoso, protagonista en estos días, por sus emanaciones de gases kilométricas, que opacan la visibilidad de los ciudadanos en el GAM. Imponente nos recuerda que está activo, pero sobre todo, que la naturaleza se respeta, ya que su poder es indescriptible. Les comparto algunas de mis imágenes”, dice Becerra quien por décadas ha cubierto infinidad de acontecimientos en la región.

Sus imágenes también son divulgadas por el prestigioso sitio National Geographic.

Dice la crónica de la reportera Rachael Bale de National Geographic: “Costa Rica es hogar de decenas de volcanes inactivos, pero el Turrialba es conocido por su actividad más regular. Dos veces el año pasado,sus erupciones cerraron el aeropuerto en San José debido a la baja visibilidad. La última actividad volcánica comenzó el 16 de mayo con una explosión de gas y cenizas, según el Programa de Vulcanismo Global de la Institución Smithsonian , y varios sismos de larga duración y fuertes se han registrado.

Incluso con esta historia de su actividad, la erupción ocurrida el 21 de mayo es particularmente fuerte.

“Me parece ser la más fuerte (del Turriaba) en los últimos seis años”, dijo el vulcanólogo Gino González a periodistas en una conferencia de prensa, añade National Geographic.

Leer más

Ver más