Vilma Trujillo García, una  nicaragüense que fue lanzada a una hoguera por miembros de una secta para supuestamente purificarla de un demonio, fue retenida durante seis días atada, en ayuno y oración, revela una crónica del diario La Prensa de Managua.

“Fue sometida a un verdadero suplicio por el grupo que practicó el supuesto ritual de “purificación” bajo la dirección de Juan Gregorio Rocha Romero, de 23 años: permaneció atada de pies y manos y sometida a ayuno y oración, detalla el diario  sobre el caso que conmociona a Nicaragua.

Y al sexto día el grupo ejecutó de forma literal lo que una de sus miembros conoció a través de una supuesta “revelación”, según el pastor Sabas Calderón: que el cuerpo de Trujillo “pasara por el fuego de prueba y se purificara su alma”, añade el informe de los periodistas Elizabeth Romero y Emiliano Chamorro.
El grupo lo interpretó como encender una hoguera y lanzar a la muchacha sobre las lenguas de fuego.
“Bueno, la revelación que Dios nos da es que hay que encender un fuego y pasarla por la hoguera, porque el espíritu de sanidad está en el fuego”, habría dicho una de las participantes, refirió Calderón, quien indagó lo ocurrido, cita La Prensa.
Y de acuerdo con lo expresado por la vocera de la Policía, comisionada mayor Vilma Rosa González, quien expresó lo anterior fue la diaconisa Eneyda del Socorro Orozco Téllez, dice el medio.

La mujer murió el martes víctima de quemaduras en el 80 por ciento del cuerpo y la policía arrestó a cinco personas en supuesta conexión con el suceso.

Ver diario La Prensa, Managua