El Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, recién proclamado Premio Nobel de la paz, vuela sus horas más bajas de popularidad en medio de la indignación pública por las revelaciones de que dineros de la multinacional Odebrecht de Brasil, salpicaron su campaña electoral hacia la Presidencia en 2010, dice el veterano periodista Yamid Amat en amplia entrevista con el gobernante divulgada por el diario El Tiempo de Bogotá.

“Y, ahora, un acto irregular con la nefasta Odebrecht, cometido por uno de sus colaboradores en la campaña del 2010, produce una condena pública contra él. No contra el autor de la anomalía”, dice Amat a quien Santos le concedió una entrevista sobre el espinoso tema en manos de la Fiscalía General de Colombia.

“El rostro del Presidente es el de un hombre que afronta adversidades. Y su soledad parecería confirmarse: después de tres horas de conversación, su teléfono personal, que jamás apaga, estuvo en silencio”, agrega Amat.

-Los caricaturistas han hecho críticas de humor con la expresión suya de “me acabo de enterar”, a propósito de la confesión del gerente de su campaña, Roberto Prieto, de que aceptó la vinculación de Odebrecht a través de la entrega de unos afiches. ¿Cómo es posible que usted no se haya enterado?

-Yo no puedo decir que sabía algo de lo que no tuve conocimiento. Eso sí sería mentir. Una campaña es como una gran empresa. Hay que delegar funciones y permitir que decisiones sean tomadas por los responsables bajo reglas claras y sobre la base de la confianza. La principal labor del candidato, y a lo que dedica la mayor parte de su tiempo, es explicar su programa y sus propuestas a los ciudadanos en manifestaciones, discursos, entrevistas.

Ver eltiempo.com