Con miles en éxodo hacia las playas u otras zonas de recreación, y con otro tanto de gentes en actos religiosos en calles e iglesias, los costarricenses iniciaron este domingo las celebraciones de Semana Santa sin que hasta mediodía se hubiese informado de mayores emergencias.

“Venid aclamemos al Señor” “Bendito el que viene en nombre del Señor” Más que con palmas, aclamemos al Señor desde la profundidad de nuestro corazón, mediante un compromiso sincero de fe, dejando de lado todo conformismo. Seamos discípulos del Mesías humilde que desea lo dejemos entrar en nuestra vida.
Feliz Domingo”, dijo el Arzobispo de San José, Monseñor José Rafael Quirós en su mensaje de Domingo de Ramos de inicio de celebraciones litúrgicas.

Junto a decenas de fieles el arzobispo Quirós encabezó en el centro de la capital la celebración que marca el inicio de los días santos.

Papa Francisco: no hay otro Señor fuera de él

“No tenemos otro Señor fuera de él: Jesús, humilde Rey de justicia, de misericordia y de paz”: el papa Francisco terminó así su homilía en la explanada de la basílica de San Pedro en el domingo de Ramos, informa Zenit.

El papa presidió la procesión de los Ramos y de las Palmas con los jóvenes de la Jornada Mundial de la juventud – de Panamá y de Cracovia -, hasta el obelisco de la Plaza San Pedro este 9 de abril del 2017, en presencia de 50. 000 personas.

Después de la lectura del Evangelio de la entrada de Jesús en Jerusalén, el Sumo Pontífice presidió la celebración.

“No nos pide que lo contemplemos sólo en los cuadros o en las fotografías, o incluso en los vídeos que circulan por la red, añadía el Papa. No. Él está presente en muchos de nuestros hermanos y hermanas que hoy, hoy sufren como él, sufren a causa de un trabajo esclavo, sufren por los dramas familiares, por las enfermedades… Sufren a causa de la guerra y el terrorismo, por culpa de los intereses que mueven las armas y dañan con ellas. Hombres y mujeres engañados, pisoteados en su dignidad, descartados…. Jesús está en ellos, en cada uno de ellos, y con ese rostro desfigurado, con esa voz rota pide que se le mire, que se le reconozca, que se le ame”, dijo Francisco, según Zenit.