Discovery enseña el camino …

734

Edgar Fonseca, editor PuroPeriodismo.com

Discovery Communications Inc., el gigante global de las comunicaciones y el entretenimiento, le hace un guiño de oro al país en su apuesta por cazar inversión externa en el competitivo mundo de estos días.

Autoriza la licencia de su famosa marca para un superdesarrollo ecoturístico, por $1000 millones de dólares, en Liberia, Guanacaste, la “California tica” .

El proyecto lo impulsará la desarrolladora Sun Latin America con una inversión  inicial de $400 millones. El complejo entraría en operación en 2020, generaría hasta cuatro mil empleos directos, dos mil en su fase de construcción, amén del peregrinaje de visitantes, y demás “encadenamientos”, dicen sus promotores.

El anuncio de este megaproyecto, hecho por el Presidente Solís en un solemne acto en el Teatro Nacional, le da, de paso, un empujón al mandatario en ese sprint en que anda por recuperar la maltrecha imagen de su gestión.

Y pareciera evidenciar que hay un forzoso viraje de su parte en lo que a apertura comercial se refiere, tras haber congelado desde un inicio, por razones ignotas, la vigorosa dinámica que le habían imprimido las administraciones precedentes.

“Pensar en la Costa Rica grande … es un ejercicio que nos debe comprometer con buscar inversiones y desarrollo de iniciativas… que consoliden a nuestro país como un destino”, clamó el presidente Solís.

En la concurrencia sobresalía el embajador estadounidense, S. Fitzgerald Haney, quien no dudó en calificar la iniciativa como “ganar-ganar” para el gigante Discovery, para Guanacaste y para Costa Rica.

También sobresalía la vicepresidenta, Ana Helena Chacón, por lo visto, un peón crucial en amarrar el megaproyecto.

Dicen que nunca es tarde cuando la dicha es buena…

En menos de un mes, el presidente paladea las mieles de la apertura comercial.

Lo hizo al regresar de Washington D.C. y defender, a capa y espada, los 100 mil empleos generados en los últimos 10 años por el CAFTA con EE.UU.

Y convirtió en “acto de Estado” el anuncio de la multimillonaria inversión de Discovery Costa Rica .

Pero, de veras, ¿hay un acto de enmienda  suyo en aquilatar, al fin, los crecientes beneficios de la apertura en que anda el país hace ya 30 años?

¿Hay una rectificación de visión y de rumbo contra sus mismísimas creencias y ataques a la apertura y a la globalización, su caballo de batalla político-electoral y del partido en que se refugió, empezando por su fundador?

¿ Y contra lo que piensan los “cabeza caliente” en su entorno?

De veras, ¿se hace transparente a los ojos del gobernante y de su séquito,  ese irreversible influjo globalizador en beneficio de nuestra actividad económica y el de la región?

O, ¿es el apocalipsis de Venezuela –con su gaseada represiva– lo que les enchila los ojos, y les hace, por fin, entrar en razón?

… En fin, ¿hay conversión?

Ver, para creer…

De Intel a Discovery…Discovery completa un círculo de admirado y envidiado crecimiento de Costa Rica,  en la atracción de inversión externa en la región, que tuvo su despegue cuando Intel, otro gigante global, se inclinó por la plaza tica para expandir sus operaciones en el hemisferio en 1997.

La exportación de sofisticados equipos médicos, a partir de la presencia acá de unas 60 compañías, algunas de ellas poderosas multinacionales, supera hoy los $2 billones anuales, como principal rubro industrial, genera casi 20 mil empleos “de punta”,  y sitúa al país como el segundo gran exportador en Latinoamérica en dicho campo.

Si, contestes con esta realidad,  el presidente y sus más cercanos no tienen más razones para torpedear la apertura, ahí les queda de decisión consecuente, aunque miserablemente  tardía, integrarnos a la Alianza del Pacífico.

Punto final– ¿Por qué ese gigante  escoge Costa Rica? Por su solidez institucional. Punto.

Esa confianza de la inversión externa en este bendito país deberían tenerla muy clara nuestros gobernantes de turno, y demás líderes, y no exponerla  a los vaivenes de un efímero cuatrienio o a sus calenturas ideológicas.