La explosión y apagón eléctrico en la subestación de El Porvenir, Desamparados, que afectó hace un mes a 500 mil usuarios en el sur de la capital, es considerado por el ICE como un evento “extraordinario”. En los últimos 10 años solo se han dado tres incidentes de estas características, dijo el Ing. Luis Pacheco, gerente de electricidad del ICE.

“Este tipo de eventos no son habituales, más bien se consideran extraordinarios. Eventos similares se presentaron el 10 de mayo del 2007 en la Subestación Cañas y en diciembre de 2016 en la Subestación de Balsa”, respondió el Ing. Pacheco.

Las causas del apagón asociado a una superexplosión que generó temor y caos en los vecindarios aledaños, sin causar víctimas, aunque sí daños materiales en equipos residenciales, siguen bajo investigación. El apagón se suscitó aproximadamente las 6:30 p.m. del 28 de junio en “hora pico” de demanda de los usuarios.

“La causa de la falla en el sistema de corriente directa continúa en proceso de estudio, para el que se requiere llevar a cabo diferentes pruebas técnicas y de laboratorio”, confirmó Pacheco ante consultas del periodista Edgar Fonseca, editor de PuroPeriodismo.com.

“Aunque la subestación funciona con normalidad gracias a la redundancia del sistema, el ICE trabaja en la colocación de un nuevo transformador, trabajos que tardarán aproximadamente dos meses. El transformador a colocar se tenía como respaldo, por lo que los costos serán en equipos y mano de obra. En cuanto al transformador de potencia dañado, este se encuentra en proceso de avaluó de la respectiva póliza que el Instituto Costarricense de Electricidad tiene para estos equipos con el INS”, añadió Pacheco.

Fallo de corriente directa

-De las investigaciones técnicas iniciales, ¿cuál se considera la o las causas principales del incendio y apagón?

-La investigación llevada a cabo hasta el momento ha determinado que el incidente en la Subestación Desamparados, se debió, tal y como se dijo preliminarmente,  a una falla en el sistema de corriente directa, lo que provocó que ante un evento presentado en el circuito de distribución Tiribí, las protecciones no se activaran oportunamente.

-De esas investigaciones, ¿se considera la causa fortuita, accidental o hay eventual responsabilidad del personal a cargo?

-La causa de la falla en el sistema de corriente directa continúa en proceso de estudio, para el que se requiere llevar a cabo diferentes pruebas técnicas y de laboratorio.

-¿Por qué alcanzó tanta magnitud la conflagración?

-El incendio fue de poca intensidad, lo espectacular de lo observado,  se debió a la combustión del aceite mineral del transformador de potencia. Sin embargo, no tuvo mayor alcance, los daños alrededor del equipo fueron muy puntuales, gracias a la efectiva actuación de las protecciones mecánicas del transformador.

-De las investigaciones iniciales, ¿tienen un estimado inicial de los daños ocasionados en el sitio?

-A lo interno de la subestación los únicos equipos que sufrieron daños importantes fueron el transformador de potencia y  el interruptor de distribución.

Con respecto a la afectación de los vecinos, el trámite llevado a cabo por la CNFL se encuentra aún en desarrollo.

-¿Qué equipo sufrió daño y cuán importante es para la operación normal del sistema metropolitano de energía?

-Los equipos que sufrieron daños importantes fueron el transformador de potencia, cuya función es transformar el voltaje de 138kV a 34,5 kV, y el interruptor de distribución, que libera las fallas del circuito de distribución; ambos procesos asociados a la distribución de energía eléctrica en la zona, para suplir del servicio a clientes residenciales, comerciales e industriales.

-¿Quedó fuera del servicio del todo la planta de El Porvenir?

-La Subestación Desamparados, ubicada en la comunidad de El Porvenir,  tal y como se ha indicado, únicamente presentó daños en un transformador de potencia del ICE y un interruptor de distribución de la CNFL, lo que le permitió volver a su operación normal tan sólo cuatro horas después del evento, luego de una serie de pruebas realizadas por el equipo técnico a toda la subestación,  que garantizaron su óptimo funcionamiento.

-¿Cuánto hace no enfrentaban un incidente como este en el sistema eléctrico nacional?

-Este tipo de eventos no son habituales, más bien se consideran extraordinarios. Eventos similares se presentaron el 10 de mayo del 2007 en la Subestación Cañas y en diciembre de 2016 en la Subestación de Balsa.

-¿Cuánto tiempo requerirá reponer en pleno funcionamiento esa subestación y el costo estimado?

-Aunque la subestación funciona con normalidad gracias a la redundancia del sistema, el ICE trabaja en la colocación de un nuevo transformador, trabajos que tardarán aproximadamente dos meses. El transformador a colocar se tenía como respaldo, por lo que los costos serán en equipos y mano de obra. En cuanto al transformador de potencia dañado, este se encuentra en proceso de avaluó de la respectiva póliza que el Instituto Costarricense de Electricidad tiene para estos equipos con el INS.