Edgar Fonseca, editor PuroPeriodismo.com

Costa Rica podría verse expuesto a nuevas suspensiones eléctricas abruptas desde Panamá donde autoridades reconocieron que no tienen en pleno funcionamiento líneas de transmisión que abastecen de energía desde Chiriquí,  fronterizo, al resto del país.

“El servicio estará expuesto mientras no se cuente con la tercera línea”, dijo Víctor Urrutia Guardia, titular de Energía al diario La Prensa de Ciudad Panamás, tras el incidente del sábado que provocó, en cadena, la salida total del sistema eléctrico de Costa Rica y  Nicaragua y provocó afectación parcial en Honduras, El Salvador y Guatemala.

Urrutia, administró durante el periodo de Martín Torrijos (2006 a 2009) la Autoridad de Servicios Públicos de Panamá (ASEP).

La Secretaría Nacional de Energía es una entidad adscrita a la Presidencia de la República.

La posibilidad de nuevos colapsos también la confirmó al diario un alto funcionario de la compañía estatal Etesa, encargada del servicio de energía en dicho país, informó el diario La Prensa de Ciudad Panamá.

“La red se encuentra en estado frágil”, dijo Antonio Guelfi, director de transmisión de la empresa estatal Etesa, encargada del suministro eléctrico en Panamá.

La empresa depende de la entrada en servicio de una línea de transmisión de Chiriquí, proyecto que está a un 98,4% de avance y entraría en servicio hasta setiembre. En ese tanto no descartan nuevos colapsos como los sufridos en el fin de semana.

Panamá no ha emitido versión oficial sobre el incidente. El sitio web de la empresa Etesa no hace mención al colapso regional.

Hasta interrumpió discurso presidencial

El  apagón del sábado interrumpió un discurso que daba el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, ante diputados por los tres años de su gestión, destacó ayer domingo el diario La Estrella de Ciudad Panamá.

“El fluido eléctrico se fue justo cuando el presidente de la República, Juan Carlos Varela, se encontraba realizando su discurso al país de sus tres años de gestión”, dijo el diario.

La Línea 1 del Metro de Panamá se vio suspendida hasta el momento por la falta del fluido eléctrico,  los semáforos se  apagaron y las planta Potabilizadoras Federico Guardia Conte en Chilibre;  Centenario, en Pacora se encuentra fuera de operaciones.

El diario dijo que contactó a  la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A e indicaron que se encuentran investigando las causas de ese segundo incidente.

Más tarde la empresa Gas Natural Fenosa reportó a través de su cuenta de Twitter una incidencia en la red de transmisión de ETESA y que se trata de un apagón parcial.

Segundo apagón en Panamá

El apagón del sábado es el segundo de gran magnitud que ocurre en Panamá en menos de una semana. El 28 de junio día de hoy alrededor de las 12:00 mediodía  se produjo una incidencia en las líneas de transmisión que van de la Subestación El Coco en la provincia de Coclé a la Subestación Panamá II en el área de Pedregal, lo que produjo un apagón parcial, comunicó la empresa Etesa. Afectó a la capital, Panamá oeste y Colón.

Permanecieron con suministro las provincias de Chiriquí, Bocas del Toro, Herrera, Los Santos, Veraguas y Coclé y se vieron afectadas el área capital, Panamá Oeste y Colón. La recuperación del servicio tardó tres horas.

Golpeó seis países

El colapso del sábado afectó a seis países en la región informó el Emnte Operador Regional eléctrico desde El Salvador. “Al momento de registrarse la falla en Panamá el sistema eléctrico contaba con una demanda de 1,328 MW perdiendo 1,305 MW, lo que representa el 98% de su demanda total; para el caso de Costa Rica contaba con una demanda de 1,405 MW y perdió 1,307 MW lo que corresponde al 93% de la demanda total; Nicaragua contaba con una demanda de 408 MW y perdió el total de su consumo lo que representó un colapsó total de su sistema eléctrico; Honduras contaba con una demanda de 1,214 MW y se desconectaron 211 MW lo que representa el 17% de su consumo total; para el caso de El Salvador este sistema eléctrico contaba con una demanda de 808 MW y perdió 163 MW lo que representa el 20% de su consumo total y, para el caso de Guatemala este sistema eléctrico tenía una demanda de 881 MW y perdió 221 MW lo que representó una desconexión del 25% de su consumo”.