Los desbordamientos que sorprendieron hace una semana en la nueva ruta Bajos de Chilamate-Vuelta de Kooper, zona norte, son atribuidos por el gobierno a la obstrucción de un canal en la finca piñera La Lydia, kilómetro 21 de la vía.

Según el Ministro de Obras Públicas y Transportes, Germán Valverde,  la obstrucción provocó el desbordamiento de una importante cantidad de agua hacia la carretera generando la inundación, pues el sistema de alcantarillas no fue diseñado para canalizar esa contribución excepcional de aguas proveniente de la finca piñera que se sumó a la generada por los fuertes aguaceros.

 Canal taponeado

Vargas dijo que el propietario de la finca La Lydia autorizó que un ingeniero de la Unidad Ejecutora ingresara a esa propiedad privada. En el recorrido se constató la construcción del canal de 1.5 metros de profundidad para realizar el desvío de aguas, mismo que según se indicó sufrió un taponamiento, provocando que las aguas discurrieran hacia la carretera.

Los propietarios de la finca piñera dijeron haber realizado una serie de obras “correctivas” orientadas a canalizar adecuadamente las aguas y prevenir nuevos desbordamientos que impacten sobre la vía, añade el informe oficial.

 Es extraño…

El jerarca del MOPT defendió el sistema de alcantarillas al lado del corredor vial en Chilamate-Vuelta Kooper. “ No obstante el sistema de alcantarillas diseñado y construido en la carretera tiene capacidad para canalizar 1,2 metros cúbicos por segundo… la importante cantidad de agua, proveniente de ese canal, construido en una propiedad privada, sumada a la fuerte lluvia saturaron las alcantarillas inundando la vía”, dijo.

Vargas no descartó otras causas de los súbitos desbordamientos en la recién inaugurada ruta de 27 kilómetros. “No estamos descartando otros factores asociados al diseño o la construcción… para ello continúa la valoración de cuencas y de información recopilada por la Unidad Ejecutora, las empresas constructora y supervisora. Inclusive, señaló, se realizarán consultas al SENARA y MAG para verificar que los manejos de aguas en la finca cuenten con las autorizaciones respectivas. De igual forma prosiguen las valoraciones a nivel de diseño para descartar fallas asociadas al mismo”.  sostuvo el ministro Varga.

Para el funcionario hay algo extraño en lo que está pasando. “Es extraño que en una vía cuya fase constructiva se ha prolongado por espacio de 5 años aproximadamente se estén presentando este tipo de problemas, pues en el pasado, construidos inclusive los sistema de drenaje y alcantarillas, se dieron lluvias de igual o mayor intensidad sin que se experimentaran inundaciones”, agregó.

 Ante nuevas eventualidades de desbordamientos, no descartan desvíos del tránsito en dicho tramo. Para prevenir que situaciones de este tipo pongan en riesgo a los usuarios de la vía, se coordinó para que los distintos actores presentes en la vía (constructora, supervisora y Unidad Ejecutora) además de la Policía de Tránsito puedan, en presencia de fuertes aguaceros, definir, la realización de desvíos a la altura del km 21 para evitar el tránsito de vehículos cuando se advierta tendencia a inundaciones, dijo el ministro Valverde.