Edgar Fonseca, editor, PuroPeriodismo.com

El presidente Luis Guillermo Solís puso ayer sobre la mesa “el pago de salarios, aguinaldos”, en la creciente polémica pública por la alegada inacción de su administración en materia de reforma fiscal.

Solís salió al paso de severas críticas de líderes políticos, empresariales y comentaristas de medios y anunció que trabaja en una solución integral que “garantice a la población el pago de salarios, aguinaldos y recursos para las familias más vulnerables”.

Su posición la externó en un post en Facebook en horas de la tarde  y en un video de 3:52 minutos que resume las diferentes manifestaciones suyas desde que tomó posesión.

“Con responsabilidad hemos expresado desde el inicio de mi administración las decisiones que en materia fiscal ha venido postergando Costa Rica”, dijo Solís.

“Mi gobierno asume la responsabilidad de seguir trabajando en una solución integral que le genere bienestar a los costarricenses y garantice a la población el pago de salarios, aguinaldos y recursos para las familias más vulnerables”, ratificó el mandatario.

En el video se detalla que el mandatario hizo pública su posición sobre el tema fiscal desde la toma de posesión el 8 de mayo de 2014; en 28 cartas a líderes polìticos, 20 a los diputados, tres a jefes de fracción; 58 boletines, 21 artículos, 12 cadenas, 88 giras, foros congresos y conferencias de prensa.

“Que no lo engañen, atendemos el problema fiscal con responsabilidad, trabajo y protegiendo a las familias más vulnerables”, dice el post.

Externó dicha posición una semana después de que anunció al país que el gobierno afronta problemas de liquidez para atender servicios básicos públicos.

El viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez, aclaró, luego, que el pago de aguinaldos no está en riesgo porque está asegurado desde agosto.

Defensa tras duro ataque de Ottón Solís

Las manifestaciones de Solís se dieron un día después que el diputado Ottón Solís, fundador del PAC y en choque frontal  con el gobierno, a lo largo de este periodo, por postergar decisiones fiscales urgentes, lanzó en La Nación un severo cuestionamiento al rol del mandatario y del partido oficialista.

“Las contradicciones y oscilaciones apabullan lo positivo: de “no perder el sueño” por el déficit pasó a considerarlo una tragedia; de impulsar proyectos para que las municipalidades y el PANI incrementen el gasto anual en ¢65.000 millones y ¢48.000 millones respectivamente (todo financiado con más déficit) pasa a levantar voces de alarma por el gasto excesivo; de promover reformas sustantivas en ventas y renta pasó, primero, a cabildear por una reforma “light”, y, luego, a dotar de urgencia la reforma original; de despilfarrar en imagen, propaganda y viajes una millonada pasa a advertir que existen dificultades para financiar la operación de servicios esenciales”, cuestionó el diputado Solís.

“Tres años después, la irresponsabilidad, la ignorancia, la mezquindad y las vendetas personales, derrotadas por la urgencia evidenciada por las duras e insoslayables realidades, podrían abrir espacio a la sensatez”, afirmó el legislador.

¿Dónde están los jerarcas del actual gobierno que organizaron huelgas y sacaron a sus empleados de las oficinas para ir a la Asamblea Legislativa a acusarme hasta de ladrón por presentar una moción para mitigar el irresponsable y populista primer presupuesto remitido por don Luis Guillermo a la Asamblea Legislativa?, inquirió Solís.

La expresidenta Laura Chinchilla avaló la posición del diputado Solís. “Para quienes sienten angustia o desconcierto ante el abrupto y tardío anuncio del Presidente Solís sobre la crisis de liquidez del gobierno, este artículo publicado por don Otton Solis es de lectura obligatoria”, dijo.