Edgar Fonseca, editor

A 10 años de la visionaria aprobación del TLC con EE.UU., visionaria porque el país no se dejó secuestrar por sectores recalcitrantes que deseaban aislarlo del resto del mundo, esta bendita sociedad se apresta a otra votación crucial en las urnas el próximo cuatro de febrero.

De confirmarse las estimaciones de la reciente encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica, un 42% del electorado, aún indeciso, tiene en sus manos decidir quién y qué partido gobernará al país a partir de mayo entrante.

Vuelve a ser esa insinuante tajada del pastel, la de los indecisos, la que se convierte en un botín de oro para los estrategas de las campañas de los distintos candidatos.

Según  las conclusiones del estudio divulgado por el Semanario Universidad, el conglomerado de los indecisos lo conforma un grupo de electores de voto sensato. ¿Por quién se inclinará? ¿Quién los sabrá pescar?

La encuesta con 1.029 llamadas a electores con celular, en representación del 97,5% de usuarios de esa, ¡oh maravillosa herramienta tecnológica de nuestros días!, –cuyo uso y beneficios crecieron exponencialmente tras la aprobación del TLC–, fue realizada entre el 3 y el 12 de octubre.

El tesoro de los indecisos

La encuesta, que se vio interrumpida por el devastador golpe de Nate, destaca al menos cuatro importantes rasgos de esos esquivos indecisos:

  • La mayoría son mujeres que, según el estudio, tienden a ser menos abstencionistas el “día D”. A la hora de la verdad, ellas llegan a las urnas. No hay necesidad de llevarlas, ni montarlas en Uber…
  • Son electores que “dicen estar orgullosos del sistema político“.  Lo ratifican aún en medio de tempestades como la del “cementazo” incubada por los más poderosos operadores políticos de la “casa de cristal”… A “confesión de partes, relevo de pruebas…”.
  • Son electores que creen que los políticos sí escuchan las demandas ciudadanas.                                                                ¡No lo invento! Lo verifica el estudio. Son electores que, a pesar del “cementazo”, y de otras maldades adyacentes, guardan aún reservas de credulidad en la sensatez, en la sobriedad. en la racionalidad de sus dirigentes públicos. Probablemente les asustan los falsos mesías; les asusta un salto al vacío…
  • Y entre ellos predominan jóvenes, adultos jóvenes y personas con educación secundaria.                                  Son electores que andan deseosos de oportunidades de empleo, de crecimiento, de superación, de aprovechar las ventajas de la globalización; de esa privilegiada inserción del país a la economía mundial, que despegó desde los albores de nuestra Independencia, que continuó a lo largo de décadas gracias a las decisiones de nuestros más grandes estadistas, de no aislarnos en el valle intermontano, y que se acentuó desde hace 30 años con la apertura comercial, con la multiplicación de tratados a lo largo  y ancho del orbe (estrategia infelizmente congelada por el gobierno que se va), y que tuvo su sello de oro con la aprobación del TLC con EE.UU., que aún “chima” a unos cuantos, aunque ya son menos.                                                                                                                                                                                                                     Pues esa es la población que tiene en sus manos decidir el destino del país para el próximo cuatrienio o más allá.                                En Guatemala los electores, decepcionados, eligieron a un payaso de presidente. Ahora se arrepienten.                                                                                     Les cogió muy tarde.                                                                                                                                                                                                 Ojalá que la noche del próximo cuatro de febrero, los ticos no terminemos arrepintiéndonos de un paso en falso.                                                                                                                                                                                                      ¡Que Dios ilumine a nuestros ciudadanos para que, en el silencio de las urnas, como lo hicieron aquel memorable siete de octubre del 2007, decidan la ruta correcta, la más sensata para este país bendito!                                                                                                           Punto final-Lo mejor de la encuesta UCR: los electores barren, de momento, a los extremistas y a sus “compañeros, populistas, de viaje” de este gobierno que hicieron “mesa gallega” hace cuatro años. Nunca es tarde… Y probablemente barran a ciertos vividores de la política que aspiran a perpetuarse en sus cotos.
  • Lo mejor del día: ayer en Argentina los electores barrieron al populismo de la Kirchner en cruciales elecciones legislativas. Todo un cheque en blanco para el “gran cambio” que gesta el ambicioso presidente Macri.