Edgar Fonseca, editor

El magistrado Celso Gamboa, separado tres meses de sus funciones, por una alegada relación con el empresario importador de cemento chino, Juan Carlos, Bolaños, en el epicentro del escándalo “el cementazo”, negó este lunes haber recibido nunca nada de dicha persona.

“Yo pagué mi tiquete, la tarjeta no me pertenece a mí, pero mucho menos pertenece a Juan Carlos Bolaños, de él nunca he recibido absolutamente nada.  La prueba correspondiente ya fue incorporada al expediente en el que acreditaré mi inocencia, sin exponer a mi familia”, dijo Gamboa en su blog personal.

“Sí conozco a Juan Carlos Bolaños y tengo muchos conocidos en común, más de los que uno pudiese esperar, pero no me une ningún vínculo de amistad personal con él que pudiese afectar mi labor como juez (ni en lo legal ni en lo ético)”, amplía Gamboa a quien la Fiscalía investiga por cuatro supuestos delito: tráfico de influencias, cohecho, incumplimiento de deberes y abuso de autoridad.

La causa penal en su contra se sigue bajo el expediente 17-15-0033-PE. Los hechos investigados tienen fundamento en la denuncia presentada el 12 de octubre por la Asociación Nacional de Investigadores en Criminalística”, ratificó la Fiscalía.

El jueves, la Fiscal general interina, Emilia Navas Aparicio, allanó, en una acción sin reciente precedentes en el Poder Judicial, el despacho del magistrado Gamboa en el sétimo piso de la Corte Suprema de Justicia, junto a otros tres fiscales y agentes anticorrupción del OIJ.

La suspensión del magistrado Gamboa y del Fiscal General, Jorge Chavarría, también por tres meses, por cuestionadas decisiones en casos vinculados a protagonistas del “cementazo”, le generó aplausos del sector sindical al presidente de la Corte, magistrado Carlos Chinchilla.

“Con sus acciones ha defendido la institucionalidad, el compromiso y los valores que compartimos en el Poder Judicial de Costa Rica”, consignó la Asociación Nacional de Profesionales del Poder Judicial. También lo respaldó la Asociación Nacional dee Empleados Judiciales (ANEJUD).

En el escándalo del “cementazo”, una comisión legislativa investiga cuestionados créditos por $30 millones del Banco de Costa Rica a la empresa Sinocem, vinculada al empresario Bolaños.

El presidente Luis Guillermo Solís, algunos de cuyos principales operadores políticos, figuran involucrados en el escándalo, declaró bajo juramento ante los diputados de la comisión investigadora y negó favoritismos con el empresario en gestiones que este realizó que incluyeron siete citas en Casa Presidencial, una con el propio mandatario.

En un artículo titulado La gran cortina, Gamboa refuta este lunes diferentes cuestionamientos en su contra.

No me veo en el suelo

“Ayer vi en televisión una publicidad sobre mi caída y lo más doloroso es que yo todavía no me veo en el suelo, porque mientras esté vivo siempre voy a seguir en la lucha por demostrar mi inocencia”, dice.

“Un juicio paralelo es el conjunto de informaciones aparecidas en los medios de comunicación sobre un asunto a tratar por el órgano judicial, que genera una valoración social del comportamiento de personas implicadas”, sostiene.

“Lo he estado viviendo por lo que se me atribuyen actos ilegales a partir de premisas falsas, pero para poder continuar la página, debo hacer unas confesiones:

  • “Sí tuve problemas con algunos excesos: como cualquier ser humano, por el alto estrés relacionado con mi cargo, excesos que se daban en el ámbito estrictamente personal y que me llevaron a cometer errores en mi vida matrimonial, preocupado modifiqué algunos comportamientos que lo estaban deteriorando. Esto sucedió después de mi viaje a Panamá y antes del que hice a México este año. En México no hubo fiestas y mi único contacto con alcohol fue un brindis”.
  • “Sí conozco a Juan Carlos Bolaños y tengo muchos conocidos en común, más de los que uno pudiese esperar, pero no me une ningún vínculo de amistad personal con él que pudiese afectar mi labor como juez (ni en lo legal ni en lo ético)”.
  • “Soy un apasionado por lo que hago, por ejercer justicia y por lograr ese objetivo no he tenido problemas en ganarme enemigos. Ahora muchos de ellos se alegran. Pero cada enemigo me lo he ganado haciendo el bien al país y en respeto de la ley (razón por la que se me brindan medidas de seguridad)”.
  • “No he mentido con respecto al viaje a Panamá, aunque es evidente que no suministré toda la información. Cuando un periodista de un diario nacional me abordó para preguntarme sobre ese viaje, ocurrido muchos meses atrás, solo acaté a responderle respecto a UNA sola de las acciones que realicé en Panamá y fue la PRIMERA que se me vino a la mente, porque el periodista me estaba preguntando por un viaje que podía afectar mi vida privada, siendo mi esposa y mis hijos mi PRIORIDAD y por quienes estoy dispuesto a enfrentar cualquier tortura con tal de protegerlos”.
  • “Yo pagué mi tiquete, la tarjeta no me pertenece a mí, pero mucho menos pertenece a Juan Carlos Bolaños, de él nunca he recibido absolutamente nada.  La prueba correspondiente ya fue incorporada al expediente en el que acreditaré mi inocencia, sin exponer a mi familia”.
  • “Lo que he procurado mantener fuera del ojo público ha sido relacionado con mi vida privada, pero en todo lo demás desde un inicio he sido un libro abierto: mis cuentas bancarias y declaraciones de bienes las puse a disposición de las entidades que me están investigando. Yo mismo solicité la investigación que está en curso, estoy seguro de que haber fallado como esposo no me hace ser mal magistrado, aunque esto pese a quienes, por temas políticos, me catalogan de “derecha” o conservador.  A quienes tienen dudas, los invito a revisar mis resoluciones desde el ámbito jurídico”, enfatiza Gamboa.

Niega ser el “Gran Jefe”

“Mientras fui Ministro de Seguridad del Gobierno de Luis Guillermo Solís, faltaría a la verdad si digo que vi actos irregulares de su parte, de Mariano Figueres o de su equipo más cercano”, dice Gamboa.

“El Cementazo me tomó por sorpresa como a cualquier otro costarricense. Y al igual que muchos, jamás pensé que fuese a revelar tantos secretos del gobierno, pero mucho menos pensé que me fuese a reventar a mí, que no tengo nada que ver con créditos bancarios, modificaciones de reglamentos o acciones que pudiesen favorecer a un empresario”, añade.

La gran cortina de humo

“Estimado(a) costarricense, en este momento hay suficientes pruebas de acciones irregulares, o cuando menos sospechosas, de funcionarios del gobierno. Pero de momento, únicamente hay suspensiones o consecuencias en el Poder Judicial”, advierte.

“Si se es acucioso con la investigación realizada en la Asamblea Legislativa, todas las personas del Poder Judicial que se han presentado a comparecer HAN NEGADO PRESIÓN ALGUNA PARA RESOLVER DE LA FORMA EN QUE LO HICIERON. Todas han negado mi participación en las deliberaciones jurídicas realizadas, han justificado que sus decisiones se ajustaron a las exigencias de las leyes, sin embargo sigo siendo señalado y peor aún, alguien ha insinuado que el verdadero Gran Jefe soy yo.  Es absurdo e insultante. Este es un tema el cual quienes han querido convertirse en paladines de la justicia y la decencia deberían aclarar”, agrega.

“Uno se pone a pensar en cómo hay algunas publicaciones que, a pesar de tener acceso a información privilegiada sobre este tema y que, más bien parecen proceder de una agencia de investigación, sean incapaces de revelar quién es ese Gran Jefe”, insiste.

“¿Podría estar cierto periodista utilizando fuentes ilegales de prueba DISque para hacer periodismo de investigación?”, cuestiona

“Yo no lo sé… Pero debería investigarse”, añade.

“Si hay algo oscuro en el Poder Ejecutivo, Legislativo o Judicial, la prensa y opinión pública deben poner los reflectores en la oscuridad y desaparecer toda duda o evidenciarla”, concluye.

Ver artículo completo: La gran cortina, Celso Gamboa