Edgar Fonseca, editor

Enfrentado a un brusco descenso en las encuestas, el candidato presidencial PLN, Antonio Alvarez Desanti, arremetió anoche contra el presidente Solís y el gobierno por el escándalo del “cementazo”.

“No permitiremos que el Presidente Solís y su equipo se laven las manos”, advirtió al asumir un ataque frontal al mandatario y a su administración envueltos en el mayor escándalo político-institucional reciente.

De paso acentuó su posición contra la corrupción, el tema de mayor preocupación de los ticos.

Álvarez lanzó su ataque en un mensaje de dos minutos en cadena de televisión,  horas después de los fulminantes allanamientos de la Fiscalía a despachos y residencias de los diputados Víctor Morales Zapata, uno de los mayores operadores políticos del presidente Solís, hasta que estalló el escándalo; del diputado Otto Guevara, candidato presidencial del Movimiento Libertario y del viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez.

Horas antes, el aspirante PLN había calificado el mensaje de la sorpresiva cadena como “los dos minutos más importantes para este país”.

“Se facilitaron créditos, cambiaron reglamentos, permitieron importaciones irregulares y reuniones frecuentes en Casa Presidencial”, amplió Álvarez Desanti, quien en la más reciente encuesta de CID-Gallup aparece con un respaldo del 15% vs 17% del candidato emergente Juan Diego Castro del PIN.

Encarcelar a los responsables

Álvarez demandó encarcelar a los responsables del movimiento de millones que ha trascendido en el escándalo.

“Más


 150 millones de dólares no desaparecen, por ello Bancos, Sugef, Instituto Contra las Drogas, al lado del OIJ deben apoyar la investigación para que la Fiscalía llegue hasta las últimas consecuencias,se trate de quien se trate,se recupere esa plata y se encarcele a los responsables”, dijo.

“Sabemos que JCB movilizó más de 150 millones de dólares, en pocos meses. Debe conocerse el destino final de cada centavo, saber los nombres de las personas que se beneficiaron”, insistió.

Álvarez dijo que el paìs está frente al peor caso de corrupción en su historia.

“Estamos viviendo el peor caso de corrupción en la historia de nuestro país”, afirmó

“El daño es enorme. No sólo en dinero. La corrupción nos roba la fe y la tranquilidad”, enfatizó.

“Como lo he hecho en mi campaña, en nuestro gobierno no habrá espacio para corruptos. Seré implacable contra la corrupción y cerraré sus portillos”, dijo.

“



Nuestra fracción apoyará las recomendaciones de la Comisión Investigadora y las decisiones de la Corte para que se ejecuten de inmediato.
Respaldo a la Fiscalía y al OIJ en esta investigación”, manifestó.

“Los allanamientos de ayer prueban que nuestra institucionalidad funciona”, insistió.

En indirecta alusión al crecimiento en preferencias electorales de su ahora más directo contendor, Alvarez dijo: “No necesitamos un falso profeta, necesitamos firmeza con seriedad y que se aplique la ley. La corrupción es un mal que todos tenemos la obligación moral de combatir, venga de donde venga. Nadie está por encima de la ley”.

Horas antes el candidato del PAC, Carlos Alvarado,  retó a los otros candidatos presidenciales a poner sus cuentas bancarias a la orden de la Fiscalía. lo cual fue rechazado por Álvarez.