• Crece presión en Managua  para que se investigue a Roberto Rivas
  •  Cuestionan que con un salario  promedio de $60 mil anuales posea aviones, yates y mansiones en España y Costa Rica

Edgar Fonseca, editor

El magistrado Roberto Rivas, presidente del Consejo Supremo Electoral de Nicaragua,  investigado por la Fiscalía en San José por supuesta legitimación de capitales, lleva 34 días desaparecido de la agenda pública en dicho país, informó el sitio Confidencial de Managua.

Dejó de ser visto en público –según detalla dicho medio–desde que el Departamento el Tesoro lo sancionara por fraude y corrupción a través de la Ley Global Magnitsky.

Rivas es vinculado, entre otros bienes en el país, a una mansión en el exclusivo condominio Villa Real, entre Escazú y Santa Ana, donde vivieron entre 2007 y 2009 Laureano y Maurice Ortega Murillo, hijos de Ortega.

Hasta hace unas semanas, Rivas era una superpoderosa figura política en Nicaragua,  aliado clave de Ortega en tres elecciones tachadas de fraudulentas por la oposición.

El Departamento del Tesoro de EE.UU. lo incluyó el 21 de diciembre en una lista de 13 funcionarios extranjeros vinculados supuestamente a actos de corrupción y violación de los derechos humanos.

Tras la sanción de EE.UU., la cúpula empresarial del COSEP, estrecha aliada de Ortega, exige su renuncia.

Nadie sabe dónde está

Según el sitio Confidencial, aunque fuentes vinculadas a Rivas aseguran que se encuentra en el país, el magistrado no está ejerciendo su cargo de las oficinas del Consejo Supremo Electoral (CSE), pero tampoco ha renunciado o ha sido destituido. Ortega guarda silencio, y las instituciones que deben velar por los recursos del Estado se niegan a investigarlo, dice Confidencial.

El medio, que dirige el periodista Carlos F. Chamorro, puntualiza que mientras Ortega decide el destino de Roberto Rivas, la presidencia del Consejo Supremo Electoral está siendo asumida de facto por el vicepresidente Lumberto Campbell y el despacho donde laboraban los asistentes del magistrado  presidente se encuentra totalmenye vacantes.

En Managua –según dicho sitio– diferentes actores políticos cuestionan que las autoridades o instituciones contraloras y fiscalizadoras no investigan el caso mientras sí lo hacen las autoridades de Costa Rica.

¿Por qué Costa Rica sí?

Carlos Tünnermann, exembajador de Nicaragua en EE.UU. y analista político, demandó  que la Contraloría debería “investigar de oficio” al magistrado Rivas, amplió Confidencial.

“Es curioso, mientras en otros países se hacen investigaciones y en otro se sanciona a Roberto Rivas, aquí las autoridades no hacen nada”, sostuvo Tünnermann.

Cuestionó cómo un funcionario que gana un promedio de 60 mil dólares anuales pueda ser propietario de aviones, yates y mansiones en España y Costa Rica.

“Si dedicara todo ese dinero a las inversiones que tiene, siendo que con el salario cubre gastos médicos, alimenticios y familiares, solo le daría para comprar los tres jets que tiene. ¿Y las mansiones que tiene en Costa Rica? Según los evaluadores ticos, valen cerca de dos millones y medio de dólares en el residencial Villareal”, afirmó Tünnermann, según el referido sitio.

Ver sitio Confidencial, Managua