Edgar Fonseca. editor

Con una multa simbólica de $378.890 sancionó esta madrugada, hora tica, la Corte Inteernacional de La Haya al régimen de Daniel Ortega por los destrozos ambientales que causaron tropas nicaragüenses al invadir isla Calero en 2010, se anunció oficialmente.

Costa Rica demandó $6,7 millones pero algunos de los rubros por los cuales exigía indemnización no fueron de recibo para la Corte.

El canciller Manuel A. González lamentó esta mañana que el fallo de la compensación no cumplía con las expectativas de montos estimados por Costa Rica.

González enfatizó que Costa Rica justificó ante la Corte con suficiente prueba los daños causados y los gastos incurridos en la zona  tras la invasión de octubre 2010.

No obstante, afirmó, que respetaban la decisión del máximo tribunal internacional.

González mostró esperanza que Nicaragua cumpla a tiempo con el pago de la indemnización como muestra de empezar a zanjar las diferencias que han tenido congeladas las relaciones bilaterales.

Para las 11 a.m. se espera el fallo principal sobre los límites maritimos bilaterales.

Chinchilla lo ve un fallo clave

“La Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) se pronunciará sobre la demanda que mi gobierno interpuso en este tema contra Nicaragua en enero del 2014. El objetivo de esta gestión fue solicitar al alto tribunal que definiese los límites marítimos entre Nicaragua y Costa Rica porque aunque suene increíble, no existe ningún acuerdo de delimitación marítima entre ambos países, ni en el Mar Caribe ni en el Océano Pacífico, pese a que la frontera terrestre fue debidamente demarcada desde 1900”, destacó la expresidenta Laura Chinchilla de previo al anuncio del fallo.

“Aparte de las pretensiones de Nicaragua de concesionar bloques marinos para la explotación de hidrocarburos y los riesgos que esto supone sobre nuestras riquezas marinas, la ausencia de fronteras entre nuestros mares ha generado constantes tensiones e incidentes con pescadores, en operativos de vigilancia en el mar y en la lucha contra la pesca ilegal”, dijo Chinchilla.

La primera sentencia fue anunciada a las 3:00 am (hora de CR) y la segunda a las 11:00 am (hora de CR).

Riqueza petrolera en riesgo

Chinchilla advirtió que tanto en el Pacífico como en el Caribe hay reservas petroleras de Costa Rica que corren riesgo ante los afanes expansionistas del régimen de Daniel Ortega.

“¿Cómo será ese fallo? Es algo que no podemos prever, pero lo más importante es comprender que la sentencia en sí misma es fundamental para cerrar una historia de indefinición que nos hizo estar a merced de las pretensiones expansionistas de algunos gobernantes nicaragüenses, especialmente de Daniel Ortega, que han puesto en riesgo la protección de la riqueza que albergan nuestros mares”, enfatizó Chinchilla.

“En el Pacífico –puntualizó– contamos con un domo término que consiste en una formación geológica rica en recursos como el atún aleta amarilla, y en el subsuelo se encuentran reservas de metano y petróleo; de acuerdo a las pretensiones expresadas por Nicaragua, Costa Rica perdería 40% de esas aguas”.

“En el Caribe, aparte de la inmensa riqueza biológica, se encuentran también importantes reservas de gas y petróleo. Mientras la vocación de Costa Rica es conservacionista, Nicaragua privilegia la explotación de hidrocarburos, a cualquier costo”, dijo la exmandataria.

¿Cómo se llegó a la disputa?

Chinchilla destacó como antecedentes clave del conflicto:

• En el año 2002 el Gobierno de Nicaragua publica por primera vez unos mapas con sus propuestas de explotación petrolera en las aguas del Caribe y del Pacífico, ante la reacción de Costa Rica, se abre una mesa de negociación entre ambos países para definir los límites marinos.

• En el año 2005, Daniel Ortega, se levanta de la mesa de negociación sin que se hubiese definido los límites entre ambos países, lo que dejó el proceso en el limbo

• En el año 2013 el Gobierno de Nicaragua publica un nuevo material promocionando varios bloques de concesión en materia de exploración petrolífera en el Mar Caribe y en el Pacífico, ante lo cual mi gobierno envía al de Nicaragua una nota de protesta indicando que “Costa Rica se reserva el derecho de tomar, y tomará, cualquiera y toda acción judicial, tanto local como internacionalmente, contra cualquier reclamo de derechos que se haga en relación con esos espacios, o con los recursos, vivos y no vivos, ahí existentes”.

• En enero del 2014, en mi condición de Presidenta de la República, instruí al la Cancillería para que se preparara y presentara ante la CIJ una demanda contra las acciones de Nicaragua que permitiera fijar de una vez por todas, los límites marítimos entre ambos países.

“Mañana costarricenses, es un día muy importante para el pais, para la reafirmación de nuestra soberanía y la vocación proteccionista sobre nuestros mares”, insistió Chinchilla horas antes de conocerse la resolución de la Corte de La Haya.