Edgar Fonseca, editor/Foto Ministerio de Seguridad

Tres tripulantes ticos  de la lancha pesquera, Capitán Bismarck, que quedó la deriva cerca de la isla del Coco, fueron rescatados el domingo a medianoche con vida por un navío petrolero. Un cuarto tripulante falleció, confirmó el Ministerio de Seguridad. Estarían por llegar en las próximas horas a Puerto Esmeraldas, Ecuador.

El rescate se logró  tras una insólita operación internacional de llamadas satelitales entre autoridades de cuatro países.

Los pescadores rescatados son Víctor Umaña Villegas, de 30 años, Jorge Fernando Chavarría Mendoza, 63 , y Audiel Rivas Bejarano, 39. La víctima fue identificada como Florencio Vásquez de 67 años de edad, quien era el capitán, diabético y que al parecer sufrió un infarto.

La versión la brindó el comisario Martín Arias Araya, director del Servicio Nacional de Guardacostas de Seguridad Pública.

Un petrolero los salvó

El rescate –dijo el comisario Arias– lo llevó a cabo la tripulación del barco petrolero Seaways Rubymar, con bandera de las Islas Marshall, el cual encontró al Capitán Bismarck a unas 70 millas náuticas al sureste de las Isla del Coco, unas 245 millas náuticas al noreste de Punta Burica, en el Pacífico sur.

El Capitán Bismarck, con matrícula de Puntarenas P-9781, fue reportado con problemas el pasado 21 de febrero, luego que Guardacostas recibió una alerta, según la cual dicha embarcación afrontaba problemas en una posición cercana a Colombia y Ecuador.

Los impactó un rayo

El pesquero nacional quedó a la deriva luego que un rayo lo impactó, por lo que de inmediato Guardacostas-Costa Rica inició un intenso proceso de coordinación con autoridades de Estados Unidos, Colombia y Panamá.

El domingo, luego que los tripulantes del Capitán Bismarck realizaron una llamada mediante un teléfono satelital, Guardacostas coordinó con la Guardia Costera estadounidense y una empresa de telefonía satelital para realizar una triangulación y dar con el barco costarricense.

El comisario Aria dijo que es la primera vez en la historia del servicio de Guardacostas que se tiene que efectuar una triangulación de este tipo durante una operación de rescate.

Las autoridades estadounidenses de inmediato remitieron una alerta a fin de lograr contactar al barco que se encontrara más próximo al Capitán Bismarck, lo cual permitió  enlazar con el petrolero Seaways Rubymar, cuyos tripulantes indicaron que ellos podían ayudar en el rescate.

Petrolero se desvió 90 kilómetros para ayudar

Luego de desviarse unos 90 kilómetros de su rumbo, cerca de las 12 de la noche del domingo el petrolero informó a Guardacostas-Costa Rica que habían contactado al Capitán Bismarck, cuyo motor estaba completamente averiado, por lo cual no podía regresar.

El pesquero fue dejado a la deriva con unas luces para advertir a las demás naves acerca de su posición y evitar un accidente.

El personal del petrolero rescató a a los náufragos costarricenses y el cuerpo del fallecido.

Los llevarían a Puerto Esmeraldas en el norte de Ecuador, adonde esperaban arribar poco después de la medianoche de este lunes.

Guardacostas informó sobre este rescate a la Cancillería en San José para que el cónsul costarricense en Ecuador efectúe las diligencias necesarias a fin de repatriar a los tripulantes del Capitán Bismarck.

—————————————————————————————-

Pesquero navegaba sin dispositivo de ubicación 

El pesquero Capitán Bismarck posee una autonomía de navegación muy limitada como para desplazarse hasta posiciones como en la que fue encontrado, advirtió el comisario Martín Arias.

Dicha nave –añadió el oficial– solo podía navegar hasta unos 75 kilómetros de la línea costera, pero se encontraba a más de 300 kilómetros de la costa.

Arias insistió que las embarcaciones porten una radiobaliza, el cual es un dispositivo transmisor de radio que permite a las autoridades conocer con exactitud la localización de un barco en alta mar.

  • Con información de Jesús Ureña Mena, portavoz Ministerio de Seguridad