* Ante embestida de mafias, mandatario canalero habla de blindar fronteras, países, barrios

* Anuncia interés que tren que cruce fronteras

Edgar Fonseca, editor/ Foto Twitter

El volátil tema de la seguridad bilateral, en medio de una embestida de mafias narco-criminales, por la porosa frontera sur, fue clave en en el encuentro de los presidentes de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, y de Panamá, Juan Carlos Varela, celebrado este miércoles en San José.

También discutieron sobre migración, comercio y modernización aduanera, anunció la Cancillería.

Varela realizó una visita relámpago al país, en medio de múltiples escándalos de corrupción que sacuden su administración, entre ellos el pago multimillonario de sobornos a funcionarios y particulares de la multinacionao brasileña Odebrecht.

“En el tema de seguridad Costa Rica y Panamá enfrentan los mismos retos, una política y operaciones conjuntas nos permitirán blindar nuestras fronteras, países y barrios”, advirtió Varela.

“El aumento en la producción de droga en los países del sur no solo amenaza nuestros pueblos, es un riesgo para nuestras economías y el desarrollo de la región. Queremos consolidar este frente con operaciones permanentes, con la logística y recursos necesarios”, sostuvo Varela.

Quieren que pase el tren

El presidente Varela dijo que su país inicia el proyecto de estudio de factibilidad del diseño de un sistema ferroviario que iría entre la ciudad de Panamá y la frontera con Costa Rica, y que su Gobierno considera que el proyecto tiene una extensión futura hacia Costa Rica, el cual permitiría consolidar ese multidestino turístico y la integración económica y social de los países.

El encuentro presidencial dio continuidad al proceso de interés común de fortalecer los múltiples vínculos, compromisos y alianzas existentes, que se recogen en los mecanismos, convenios, acuerdos y proyectos en marcha entre ambos países, detalló Relaciones Exteriores.

“Hemos tenido la oportunidad de revisar de manera amplia, detallada y exhaustiva nuestras relaciones bilaterales y posiciones en materia de política multilateral. Ambos mandatarios concluimos en la necesidad impostergable de convertir nuestro diálogo en una agenda de Estado con componentes que incluyen los temas de seguridad, comercio, turismo y el desarrollo de los vínculos entre aduanas y migración”, afirmó el presidente Solís.

Enfatizó que Panamá es una nación estratégica para el desarrollo de Costa Rica, siendo su tercer socio internacional comercial y el segundo socio en visitación e inversiones.