Un gobierno de transición en Nicaragua

493

PuroPeriodismo.com/ Edgar Fonseca, editor

Managua-“El gobierno Ortega-Murillo se queda en un escenario tipo Pinochet (muertos, heridos, presos políticos, desaparecidos, caravanas de la muerte, etcétera), no importa el costo que tenga que pagar. Esto implica más muertos, presos, heridos y el hundimiento de la economía e incremento de la pobreza y desempleo. Ortega se juega su permanencia y sigue aquella frase de Tomás Borge, hagan lo hagan, lo importante es no perder el poder. Ortega ve que ya no hay marcha atrás y decide jugarse el todo por el todo: reprimiendo. Dado su aislamiento internacional”, destaca el analista y exfundador del Frente Sandinista, Oscar René Vargas.

Tras este artículo, divulgado en su cuenta Facebook, y tras amenazas de orden de arresto en su contra y de ataque en las redes, Vargas, sociólogo, economista, reconocido exasesor de Ortega, decidió “desaparecer” del escenario público.

“El reto del movimiento sociopolítico –enfatizaVargas– es cambiar de estrategia para que la resistencia avance del estancamiento en que está por la represión indiscriminada. Hay que mantener marchas sociales, las huelgas y plantones a nivel nacional. Crear una alternativa política con personas que deberán estar claras que su carácter es transitorio. Dado el aislamiento internacional del gobierno Ortega-Murillo, es el momento de conformar un gobierno de transición para aislar más al gobierno, estimular al movimiento social y dar esperanzas a la población de que estamos llegando al final del túnel”.

Ver: Los principales escenarios de Nicaragua / Oscar-René Vargas / Facebook