Diálogo sin condicionamientos, advierte gobierno a dirigentes sindicales

275

Edgar Fonseca, editor

El Gobierno está dispuesto a dialogar con los líderes de las organizaciones gremiales en torno al controversial proyecto de reforma fiscal pero sin condicionamientos, advirtió el Ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza.

“La voluntad del Gobierno siempre ha sido dialogar, pero sin condicionamientos”, insistió Piza a consultas de PuroPeriodismo.com mientras sigue latente la amenaza de parálisis institucional indefinida declarada por los líderes gremiales a partir del 10 de setiembre.

-¿Cómo valora la amenaza de movimiento de paralización nacional decretada por dirigentes sindicales para el 10 de setiembre?

-Paralizar al país tiene un alto costo porque al final todos perdemos: los empleados, la economía, el Gobierno, los ciudadanos…  Esa no es la vía para alcanzar acuerdos. Es válido tener puntos de vista distintos; lo que no es válido es llevar la discusión a espacios fuera de una mesa de diálogo y entendimiento.

-¿Cuán viable ve la posibilidad de llegar a un acuerdo del Ejecutivo con los dirigentes gremiales para evitar dicha paralización?

-La voluntad del Gobierno siempre ha sido dialogar, pero sin condicionamientos. En este caso se ha pretendido retirar un proyecto que, de no aprobarse, entraría el país en una crisis muy seria.

-Los dirigentes gremiales condicionan cualquier negociación a que se retire del conocimiento legislativo el proyecto de reforma fiscal. ¿Es factible para el Gobierno acceder a dicha demanda?

-Nosotros queremos un diálogo sin condicionamientos, de manera que sea durante el proceso de discusión que arribemos a acuerdos. El señor presidente ha sido enfático al pedir comprensión ante la situación crítica que vive el país.

Como dije el otro día, algunas personas dejaron de creer en la advertencia de una crisis porque en el pasado escucharon hablar sobre eso y no pasó nada, pero es nuestra responsabilidad advertir que la realidad es hoy muy distinta porque los números no dan espacio para otras interpretaciones,

-Semana es clave en el avance del proyecto fiscal en su trámite legislativo. ¿Cuánto afecta la presión de los dirigentes sindicales un trámite fluido de la iniciativa?

-El Proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas es complejo y ha demandado un intenso proceso de estudio, de diálogo y de búsqueda de puntos de consenso. Los que esperamos es que las fracciones tomen en cuenta la situación que vive el país y, si no están de acuerdo, por lo menos que no dificulten la aprobación.

-El Presidente Alvarado invitó a los dirigentes sindicales a retomar el diálogo. ¿Ha logrado el Gobierno retomar las conversaciones con ellos?

-De momento no. La discusión debe darse en una mesa de negociación y no en las calles.

-En caso de persistir la amenaza de paralización de instituciones, ¿qué medidas prevé el Ejecutivo para aminorar el impacto de un movimiento de esta naturaleza?

-El Poder Ejecutivo tomará las medida a su alcance para mantener la paz social y el desarrollo de los servicio esenciales del Estado.