Edgar Fonseca, editor/Foto Seguridad Pública

Seguridad Pública anunció esta tarde el reforzamiento de personal en los puestos de la frontera con Nicaragua para hacer cumplir la restricciones de paso impuestas en medio de la pandemia del coronavirus que deja hasta este martes 177 casos confirmados de contagio y dos fallecidos.

Daniel Calderón, comisario director de la Fuerza Pública, afirmó que el refuerzo en la zona limítrofe pretende controlar a quienes intenten violentar el actual cierre de fronteras decretado por el gobierno.

Como medida extraordinaria, el Ejecutivo dispuso, además, anular el estatus migratorio de todo aquel extranjero que salga en las próximas horas del país, en una evidente advertencia a miles de nicaragüenses que salen con motivo de los días santos.

Seguridad dispuso de más personal para vigilar la frontera norte, confirmó un reporte oficial.

El comisario Calderón, detalló que desde el lunes fue desplazado un importante recurso a la zona divisoria norte.

Se busca, dijo Calderón, un mayor control en cuanto al desplazamiento de personas que pretendan salir del país.

Los oficiales estarán colaborando en la revisión de los diferentes vehículos de transporte público que se dirigen hacia los puestos de Peñas Blancas en La Cruz, Guanacaste, así como Tablillas de Los Chiles, Alajuela, añadió el informe de Seguridad.

Además, un vehículo CAP  (Centro de Atención Policial), destacado en la Carretera Interamericana Norte, hará controles vehiculares.

Según el oficial Calderón la labor de la Fuerza Pública se complementa con otros cuerpos policiales por tierra, como la Policía de Fronteras, y por agua con el Servicio Nacional de Guardacostas que patrulla las aguas colindantes del Pacífico Norte.