Edgar Fonseca, editor/Fotos Twitter Nayib Bukele


El presidente de El Salvador Nayib Bukele autorizó a las fuerzas militares y policiales a usar “fuerza letal” para enfrentar una repentina ola de violencia que dejó en el fin de semana al menos 60 asesinatos en dicho país.


“El uso de la fuerza letal está autorizado para defensa propia o para la defensa de la vida de los salvadoreños”, afirmó Bukele en un tuit a las 2:45 p.m. del domingo.


“El Gobierno se encargará de la defensa legal de quienes sean injustamente acusados, por defender la vida de la gente honrada”, agregó.


Según el gobernante, la Fiscalía General deberá procesar a los aliados de las pandillas por asociaciones terroristas y/o apología del terrorismo, o podrá caer en el delito de omisión”, advirtió.

Bukele, junto al ejército, aplican un virtual estado de sitio desde hace un mes en El Salvador para combatir la propagación de la pandemia del coronavirus.

La cifra de los 60 homicidios la divulgó el sitio El Faro de San Salvador.

Ver también: Bukele, el gran bufón de la pandemia, PuroPeriodismo.com

Las maras lo retan
Bukele reconoció que las pandillas maras están aprovechando que casi la totalidad de nuestra fuerza pública está enfrentando la pandemia.


Tendremos que mover recursos para combatirlos,dijo.

La Policía Nacional Civil y las Fuerzas Armadas de El Salvador deberán priorizar el resguardo de sus vidas, de sus compañeros y de los ciudadanos honrados”, aseveró Bukele, lo que desató temores y censura entre expertos legales y constitucionales.


Durante la reunión de esta madrugada, Bukele ordenó al Gabinete de Seguridad endurecer las medidas y aplicar el Plan Control Territorial, informó Casa Presidencial en San Salvador.


Nuestro país –agregó la presidencia salvadoreña- pasa por un momento difícil. Nuestros cuerpos de seguridad han estado trabajando 24/7 en primera línea, durante semanas para combatir la pandemia. Ahora redoblaremos esfuerzos para luchar contra todo lo que pasa. La prioridad es siempre la vida de los salvadoreños, citó la comunicación oficial.

Es una orden ilegal

Las reacciones a esta última orden que el mandatario dio contra las pandillas, no se hicieron esperar, resalta este lunes El Diario de Hoy.

El abogado constitucionalista Francisco Bertrand Galindo –cita el diario–fue tajante en afirmar que la orden del presidente de aplicar la fuerza letal contra las pandillas y todo aquel que atente contra la vida de los salvadoreños es ilegal.

“Soldados y policías no están obligados a obedecer órdenes ilegales, por lo que yo interpreto que esa orden solo tiene sentido si se hace con un protocolo”, afirmó el jurista a El Diario de Hoy.

Los policías y soldados tienen un protocolo para disparar en defensa propia, “pero asesinar a una persoma que va huyendo y va desarmada, eso es delito, sea quien sea no lo puede hacer ni la Policía ni la Fuerza Armada. Ahí estaríamos frente a una típica violación de derechos”,
subrayó Bertrand Galindo.

Esta advertencia legal está sustentada cuando “la regla es que el subordinado no está obligado por muy soldado que sea a negociar órdenes ilegales, lo que se le conoce como la debida obediencia o actúa porque se le ha dado una orden. No importa que sea el superior, eso no está permitido”, argumentó el abogado constitucionalista.

El jurista Dennis Muñoz, también abogado constitucionalista, afirmó que de acuerdo con el marco normativo en El Salvador, es absurdo y aberrante dar una orden de letalidad a los agentes de autoridad, porque eso no está enmarcado en la ley.

“Si un pandillero va corriéndose de un policía o un soldado y si ellos le disparan por la espalda, ese sería homicidio agravado por agente de autoridad. Lo que tienen que hacer es alcanzarlo y neutralizarlo”, agregó el constitucionalista Muñoz.