Edgar Fonseca, editor/Foto Twitter Seguridad

Como “golpes contundentes” a las mafias narco por medio de incautaciones de más de 80 toneladas droga, en su mayoría, cocaína destinadas a EE.UU. , califica un informe de Seguridad Públicas las acciones en ese campo en los dos primeros años de la administración Alvarado.

El reporte lo divulgó Pablo Soto, asesor del ministro de Seguridad, Michael Soto, en la cuenta Facebook del ministerio, en un amplio análisis de las tareas y resultados en la lucha institucional contra el crimen organizado.

Cifras nunca antes alcanzadas, dice

“Durante estos dos años –aseveró Soto– hemos incautado cifras nunca antes alcanzadas en nuestro país, más de 80 toneladas no han llegado a las calles gracias a las operaciones conjuntas por aire, mar y tierra de nuestros cuerpos policiales”.

“Según registros del Departamento de Defensa de los EEUU, Costa Rica hoy es uno de los países que logra mayor incautación de droga y que atiende alertas de inteligencia de tráfico internacional de drogas en la región”, añade el asesor del jerarca de Seguridad

Estados Unidos trabaja de la mano con una amplia gama de agencias gubernamentales y organizaciones no gubernamentales de Costa Rica para asegurar las fronteras de Costa Rica, profesionalizar a su policía, fortalecer su sector judicial, mejorar su sistema de correcciones y empoderar a los jóvenes en riesgo, consigna el reporte oficial país del Departamento de Estado.

El reporte vigente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) identifica a Costa Rica como: “país de transbordo de cocaína y heroína de América del Sur; producción ilícita de cannabis en zonas remotas; el consumo interno de cocaína, particularmente crack, está aumentando; consumo significativo de anfetaminas; las incautaciones de efectivo de contrabando en Costa Rica y en el cruce fronterizo principal para ingresar a Costa Rica desde Nicaragua han aumentado en los últimos años”.

Según el asesor Soto, los datos de fuertes incautaciones de los dos últimos dos años “también nos alertan de la magnitud de problema del crimen organizado en el país”.

Hasta abril otras 19 toneladas

Este año, informó Soto, en los primeros 4 meses ya van 19 toneladas de droga incautadas, gracias a casos de investigación e inteligencia concretados exitosamente.

Uno de ellos fue el realizado en la terminal APM Terminals por la PCD a principios de año, el mayor decomiso de droga en la historia del país en un solo caso, resaltó.

El decomiso se dio el 15 de febrero en la negaterminal de Moin cuando las autoridades detectaron en un contenedor, mediante escaneo tecnológico, un cargamento de 5.800 kilos de cocaína, destinado a Holanda. La droga tendría un valor de $138 millones en el mercado negro europeo, según las estimaciones de las autoridades.

Hay que golpear las fuentes de financiamiento de la mafia

Para el analista, el esfuerzo de las crecientes incautaciones “pierde sentido si no logramos impactar las fuentes de financiamiento del crimen organizado”.

“Esto solo será posible por medio de herramientas como la extinción de dominio, deuda pendiente de estos periodos legislativos”, demandó el asesor del ministro Soto en dicho informe.

“La resiliencia criminal de estas organizaciones nos demuestra que no quedan espacios vacíos, esa capacidad adaptativa le exige al sistema de seguridad tener cada día más herramientas y estrategias ágiles y modernas, acompañadas por una mayor capacidad operativa y equipo especializado. Pero quizás, uno de los retos más grandes en este ámbito, es combatir la corrupción en los cuerpos policiales, esto porque se enfrentan a actividades delictivas de alto lucro y aún tenemos vulnerabilidades institucionales que facilitan la compra de voluntades”, puntualizó.

“Es por eso –enfatizó– que el aumento salarial dado este año a las personas policías reviste importancia al ser un paso significativo en el achicamiento de las brechas de ingreso”.

“Este ajuste salarial –dijo– significó saldar una deuda histórica con los hombres y las mujeres que han estado en la primera línea en los momentos críticos para el país. Un aumento de hasta un 6% en los sueldos policiales más bajos, que impactó a más de 15.000 oficiales y sus familias, ha sido una inversión estratégica, aún en momentos de estrechez fiscal”.

Tecnología de punta para combatir al crimen organizado

Soto detalla una serie de recursos básicos y sofisticados en tecnología con los que cuentan las unidades policiales en su tarea.

El mejoramiento de las condiciones laborales significa más y mejor equipo, insistió al enumerar:

-adquisiciones de botas tácticas especiales para selva, chalecos antibalas, armas de fuego (9mm), uniformes, esposas y bloqueadores solares

-se compraron un total de 258 nuevos vehículos y 275 motocicletas que han sido distribuidas por todo el país.

La inversión, dijo, llega a los ¢5.716 millones. También se gestionó la donación de tres nuevos vehículos blindados para operaciones de alto riesgo, añadió.

4 helicópteros de doble turbina

“A este equipo especializado –añadió– se suman los 4 nuevos helicópteros (Bell UH1 ST de dos turbinas), el avión (King Air 250) con la plataforma de radares MPA, las 4 nuevas embarcaciones de alta velocidad de Servicio Nacional de Guardacostas que vigilarán el litoral Caribe, las aeronaves no tripuladas dirigidas a larga distancia (Drones-RPA) y finalmente la puesta en marcha del Centro de Operaciones Conjuntas (COC)”.

Durante su visita a inicios de año al país, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, visitó dicha unidad y elogió los alcances de su misión en ka región.

Centro sofisticado contra el crimen organizado y ante emergencias

Según el asesor Soto, dicho centro está equipado con tecnología especializada para la ejecución de operaciones de alto riesgo en respuesta a accidentes, alertas en materia de lucha contra el narcotráfico, labores humanitarias o emergencias nacionales.

“Un ejemplo, dijo, es la operación de control fronterizo para la atención de la emergencia nacional por el covid-19. Dicho centro tiene la capacidad para desplegar grupos tácticos especializados, recursos acuático, terrestre y aéreo a cualquier lugar del país”.

Ya van 284 megaoperativos

Según dicho reporte, sin duda alguna, estas nuevas herramientas y estrategias mencionadas han dado mayor capacidad operativa a los cuerpos policiales.

Detalló que se han realizado 284 megaoperativos desde mayo 2018, todos basados en análisis criminal para la contención de la violencia y la criminalidad en “puntos calientes” abordados con todos los cuerpos policiales, cita el informe. Algunos de estos muy focalizados para la atención de problemáticas específicas: robo de contenedores, robo de ganado y extracción ilegal de oro en Crucitas.

“Como resultados –agregó Soto– se dio la detención de 15 mil personas en flagrancia y el decomiso de más de 4 mil armas de fuego en este bienio. Lo último se suma a las acciones en el control y regulación de armas para reducir la cantidad de armas irregulares en las calles de nuestro país”.

El año pasado el 67 % de los homicidios se cometió con armas de fuego, mencionó.

Recobrar confianza

El asesor ministerial admite que buscan recobrar la confianza ciudadana en las unidades policiales.

“Durante estos dos años hemos buscado devolver a la ciudadanía la confianza con base en resultados. Aportar a generar un sector seguridad más cohesionado, equilibrado y fuerte. Generando coordinaciones en múltiples de sus componentes y políticas”.

“Con una policía democrática civilista y preventiva que, en este momento, logra gozar de una alta confianza por parte de la ciudadanía, con una valoración de 8,3, según la última encuesta del CIEP-UCR, la más alta en casi un decenio. Esto no es elemento pequeño, en el contexto latinoamericano, para quienes creemos en las instituciones democráticas como facilitadoras de convivencia, desarrollo equitativo e inclusión social”, afirmó.

———————————————————————————————————————–

Fuente: Facebook, Pablo Soto, asesor del Ministro de Seguridad Pública

Fuente datos: Los datos de acciones operativas fueron extraídos del sistema SAE del Ministerio de Seguridad Pública, de los informes policiales.
Los datos estadísticos de los indicadores criminales fueron tomados de la Memoria Anual del Organismo de Investigación Judicial, 2019.