Edgar Fonseca, editor/Google Images

El Área de la Bahía de San Francisco, California, registraba 600 muertes y 28.494 contagios de covid-19 hasta este sábado cuatro de julio, con un crecimiento de 20% en las infecciones en la última semana, destaca el diario San Francisco Chronicle de San Francisco, California.

Los casos de coronavirus en California aumentaron en más del 20% esta semana en comparación con la semana pasada y llevaron el total del estado a más de un cuarto de millón de casos desde el inicio del brote, añade el diario.

Las hospitalizaciones relacionadas con virus en el Área de la Bahía y en todo el estado alcanzaron nuevos máximos el viernes, lo que es un motivo de “preocupación” para los expertos en salud. También vimos el acceso a la playa cerrado y los espectáculos de fuegos artificiales cancelados cuando el 4 de julio se convirtió en la última tradición estadounidense obligada a modificar. Todos estos factores, combinados con la anticipación de que no se seguirán las restricciones contra las reuniones sociales, han llevado a la amenaza de sanciones y al uso de inspectores del equipo de huelga en busca de infractores con la esperanza de obtener cierto control sobre el virus, sostiene el Chronicle.

Volvió a subir la curva

Después de varias semanas de números planos o decrecientes, el Área de la Bahía ha visto un aumento en los casos. La región de nueve condados tuvo su primer día con 300 o más casos el 12 de junio, pero durante la última semana ha promediado más de 525 casos por día. Parte de eso se puede atribuir al brote en la prisión estatal de San Quintín en Marín. El pico también coincide con la reapertura gradual de California a pesar de que la mayor parte del Área de la Bahía se ha abierto a un ritmo más lento, agrega el diario.

Las hospitalizaciones relacionadas con virus en el Área de la Bahía –añade dicho medio– están subiendo después de alcanzar mínimos históricos a principios de este mes y ahora son iguales a las tasas máximas de principios de abril. En todo el estado, las hospitalizaciones están en su punto más alto con más de 1,000 nuevos pacientes solo en la última semana. La capacidad de los hospitales para manejar brotes futuros está siendo monitoreada de cerca a medida que el estado vuelve a abrir.

Ver: San Francisco Chronicle, California