Edgar Fonseca, editor/Foto Twitter

El alcalde de San José, Johnny Araya, descartó el cierre inmediato de las denominadas cuarterías donde viven hacinadas hasta 15 mil personas en la capital.

Araya dijo que en la capital operan al menos 400 de estos sitios donde las personas pagan desde ¢1.000 hasta ¢3.000 o más por hospedaje diario, y en donde las autoridades han detectado ocupantes, muchos de ellos inmigrantes nicaragüenses y de otras procedencias, en precarias condiciones sanitarias.

Según el alcalde capitalino, el tema de la existencia de las cuarterías es de implicación nacional.

“No solo es un problema de San José, es un problema que existe en todo el país”, afirmó.

“Se calcula que en Costa Rica podemos andar entre 8 mil y 10 mil cuarterías en este momento, de las cuales tenemos cerca de 400 en el cantón de San José”, ratificó Araya en un audio WhatsApp, enviado a este editor por su asistente, Rafael Arias, quien dio positivo covid-19 el viernes anterior y está aislado en su residencia.

“Las cuarterías –puntualizó Araya– revelan un problema, si se quiere, estructural desde el punto de vista socioeconómico, que tiene que ver con el incremento de la pobreza, del desempleo, de la desigualdad, el tema de la inmigración. Se juntan y nos aportan explicaciones de dónde surge este fenómeno creciente en el país y en general en la sociedad costarricense”.

Antes de la pandemia, dijo, han intervenido en las cuarterías con operativos coordinados con el OIJ, con la Fuerza Pública, en temas de drogas, de delitos sexuales y otro tipo de delitos que se han atacado en dichos sitios.

Pero, a su juicio, no es el momento para decidir su cierre.

“Es criterio de la Municipalidad de San José, de la Dirección de la Policía Municipal y del propio Ministerio de Salud que no conviene cerrar las cuarterías, aun cuando tengan condiciones precarias”, sostuvo.

“Cerrar las cuarterías sería sacar entre 10 y 15 mil personas que podrían engrosar todos los habitantes de las calles, todas las personas que están en situación de calle y podríamos pasar de tener 3 mil personas en San José a casi 15 mil”, advirtió.

“No vemos, y esa es también la recomendación de las instituciones sociales, que sea una medida correcta cerrar las cuarterías, mientras no tengamos alguna alternativa de solución de toda esa gente que está viviendo en esos sectores”, añadió.

El alcalde aseguró que continuarán haciendo esfuerzos conjuntos con el Ministerio de Salud, monitoreando todo lo que se pueda y aislando todas aquellas cuarterías donde aparecen casos positivos.

Joven en shock salió de una cuartería

La operación de estos sitios ha generado fuerte controversia pública tras trascender, en el fin de semana, el caso de un joven indocumentado que salió en estado de shock de una de ellas, situada cerca del supermercado La Castellana, en el centro de la capital.

El jovenn fue llevado en una ambulancia de la Cruz Roja al hospital San Juan de Dios donde murió pese a esfuerzos por salvarle la vida.

Una prueba post mortem confirmó que estaba contagiado de coronavirus.

La cuartería del incidente, donde conviven unas 50 personas, está aislada por oficiales de la Policía Municipal.

Consultado el lunes, el ministro de Salud, Daniel Salas, admitió la operación ilegal de estos sitios de hospedaje.