Edgar Fonseca, editor

Un 50% de valoraciones negativas sobre la gestión del presidente Carlos Alvarado en medio del embate de la pandemia del nuevo coronavirus, reveló la más reciente encuesta de opinión pública del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP-UCR).

También registró 26% de valoraciones positivas y 22% neutras.

El gobierno guardaba silencio hasta esta tarde sobre los resultados de dicha encuesta.

“Al presidente se le han exigido más medidas de reactivación económicas, han seguido las secuelas del caso de la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD) y más recientemente, sus últimas vacaciones han sido cuestionadas públicamente. Todos estos elementos podrían haber influenciado estas cifras”, destaca el informe del CIEP que presagió en abril una caída abrupta en la visión pública de la imagen del gobernante.

La encuesta la realizaron entre el 3 y el 11 de agosto mediante 877 entrevistas a personas mayores de edad con una línea telefónica celular en las siete provincias del país. 

El estudio tiene un nivel de confianza del 95%, con un margen de error de +- 3 puntos porcentuales.

De un salto histórico a un desplome vertiginoso

El pésimo resultado de opiniones sobre la gestión de gobierno se da pese a una continua campaña oficial por resaltar las medidas adoptadas tras cinco meses de alerta sanitaria por la pandemia que a este miércoles 19 de agosto dejaba 321 muertes, 30.409 contagios confirmados y 20.428 casos activos.

La dura reacción pública coincide con el agravamiento de las cifras de contagios, casos activos, hospitalizaciones y muertes por la pandemia y, en paralelo, con el empeoramiento del momento económico-social del país que se vio reflejado a inicios de agosto con una cifra récord de desempleo de 24%, con unos 551 mil costarricenses desempleados.

Coincide, también, con los escándalos en la CCSS por cuestionadas adjudicaciones de compras por al menos $4 millones de mascarillas sanitarias a proveedores sin experiencia previa con la entidad. Los casos son investigados por la Fiscalía, la Asamblea Legislativa y dos auditorías, una de la Contraloría General de la República y otra interna de la institución.

En los inicios de la incertidumbre por la pandemia del Covid-19, el último Estudio de Opinión Sociopolítico, publicado el pasado abril, registró un repunte histórico en las valoraciones positivas del mandatario y el gobierno. En esa ocasión, se advirtió que podría haber una caída abrupta y esto es exactamente lo que reflejan los resultados este agosto, resalta el estudio  CIEP-UCR.

La confianza en el gobierno para afrontar la crisis del coronavirus también ha disminuido al pasar de un 75% que afirmaba confiar en las decisiones del gobierno en abril a un 46% en agosto, ratifica el informe de la encuesta. 

La opinión pública es igualmente severa con el manejo de las medidas para la posible reactivación económica del país.

La valoración de las medidas económicas cae de un 71% positivo en abril a un 27% en agosto, añade el informe. 

Incluso la percepción de la respuesta sanitaria desciende, según la encuesta. Se ubica en un 69% positiva en comparación al 94% del pasado abril.

El pesimismo se mantiene, siguiendo la tendencia desde enero 2018, con las opiniones positivas que no superan el 20%. En esta ocasión un 82% de las personas califican la situación económica del país como mala o muy mala, advierte las conclusiones de la encuesta.

Desempleo no la covid-19 ya no es la mayor fuente de preocupación

Los efectos de la pandemia –sostiene el estudio CIEP-UCR, van más allá de la salud pública, con un 27.95% de la población considerando el desempleo como la mayor preocupación, seguida del coronavirus (25%) y el costo de la vida y situación económica (19%).  

El desempleo –resalta– se ha mantenido constante en las preocupaciones de los costarricenses desde agosto 2013 y desde marzo de 2019 ha sido la mayor preocupación con la única excepción del pasado abril, cuando con la crisis sanitaria en sus inicios, el coronavirus ocupó el primer lugar. 

 Ante un  24% de desempleo, según el INEC, en esta encuesta un 53% de la población afirma haber perdido su empleo, con un 15% afirmando haberlo perdido “yo y alguien de mi familia” y un 32% alguien de su familia; evidenciado la afectación en las familias costarricenses luego de cinco meses de crisis sanitaria, añade el informe.

Un 67% de la población declara que su jornada laboral se ha visto disminuida, un aumento del 52% respecto de abril. 

SE MANTIENE UN ALTO APOYO A LA DEMOCRACIA

Pese al severo entorno de crítica al gobierno, la confianza de los ticos en su sistema democrático se mantiene alta aunque hubo un descenso del 11 respecto al informe anterior-

Según citan los responsables del estudio, para el CIEP-UCR, en esta ocasión era importante analizar si el “shock” de la pandemia, con sus impactos en el empleo y la pobreza, ha producido un descontento tal que amenaza el sistema político costarricense y por ende, la democracia. Por lo que se planteó la pregunta: ¿se ha deteriorado el apoyo ciudadano a la democracia a seis meses de la pandemia?

En este mes de agosto se encontró un alto respaldo a la democracia, con 65 puntos, una baja de 11 puntos respecto de los 76 puntos reportados en abril, pero manteniendo una tendencia alta en comparación a los últimos 16 años y los valores prepandemia, cita el informe.

Advierte, no obstante, que entre peor sea la valoración gubernamental y percepción de la economía, menor es el apoyo a la democracia; evidenciando que si estos valores siguen en deterioro podría significar un riesgo a la democracia costarricense.