Edgar Fonseca, editor/Foto Facebook

El OIJ suspendió este miércoles las tareas de rastreo del cuerpo de la joven Allison Pamela Bonilla Vásquez, desaparecida desde el 4 de marzo en Ujarras, Cachí, Paraíso de Cartago.

La búsqueda se desarrolló en los últimos 4 días en una zona de San Jerónimo de Cachí, aledaña a vía pública, donde las autoridades presumen fue lanzado el cuerpo de la joven, tras ser atacada por un individuo de apellido Sánchez, alias Sukia, quien fue detenido como principal sospechoso de la desaparición y muerte de la joven de 18 años.

Los cuerpos de socorro rastrearon una empinada ladera utilizada como botadero clandestino de basura hasta llegar al cauce del río Cachí, sin resultados positivos a la fecha.

El sospechoso Sánchez permanece preso bajo medida cautelar de 6 meses de prisión preventiva en la antigua unidad de máxima seguridad de La Reforma.

Dicho individuo estaría por retractarse de una versión inicial dada en sede judicial en que habría admitido la comisión del delito.

Difícil rastreo

“Las condiciones del terreno y lo que visualizan los investigadores, el personal y los compañeros de Cruz Roja y Fuerza Pública nos señala que es sumamente complejo y difícil localizar algún tipo de resto que en este momento pueda vincularse con el caso”, afirmó el director del Organismo de Investigación Judicial, Walter Espinoza.

“Junto con ella y con visión de equipo y una valoración conjunta tomaremos decisiones de carácter investigativo y de carácter operativo con la perspectiva procesal que ella nos pueda dar del caso”, agregó el jerarca policial.

“A partir de eso –dijo– diseñaremos eventualmente otro tipo de acciones y valoraremos retomar, ampliar o ejecutar algún otro tipo de búsqueda”.

“Nosotros seguimos con la visión y la misión de localizar restos o algún indicio que nos permita ampliar todavía más el conocimiento del caso”, sostuvo.

Pero, advirtió, eso es una decisión de tomará el OIJ de Cartago junto con la Fiscala que tiene a cargo el trámite del caso.