PuroPeriodismo/Pandemia

Reino Unido se convirtió en el primer país del mundo en aprobar este miércoles la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca, informa la cadena BBC.

  • Costa Rica tiene contrato de compra adelantado con AstraZeneca.

Hace apenas cuatro semanas, este país se había convertido también en el primero en aprobar la vacuna de Pfizer y BioNTech, que ya se administra de forma masiva en varias partes del mundo como Estados Unidos, México, Chile y la Unión Europea, cita el sitio.

La agencia reguladora de medicamentos en Reino Unido certifica así que la vacuna es segura y efectiva.

La aprobación del compuesto supone otro impulso a la vacunación masiva que organiza Reino Unido desde comienzos de este mes, confirmó BBC.

Al igual que sucedió con la vacuna de Pfizer, se espera que este primer visto bueno abra el paso hacia la aprobación de la vacuna de Oxford en otros países y reguladores del mundo. 

Distribución masiva

También se espera que su potencial distribución masiva sea un golpe de efecto en la lucha contra el coronavirus, dado que es más fácil de almacenar y producir a gran escala que otros de sus competidores. 

Reino Unido ya ha ordenado 100 millones de dosis, suficientes para vacunar a 50 millones de personas. 

La aprobación de la vacuna de Oxford llega en un momento crítico en el nivel de infecciones del virus en Reino Unido.

Ventajas de la vacuna 

Esta vacuna fue diseñada en los primeros meses de 2020, probada en los primeros voluntarios en abril, y desde entonces ha estado sometida a los ensayos clínicos con miles de personas, según la cadena británica. 

Fue desarrollada a un ritmo frenético que antes de la pandemia era impensable.

En Reino Unido ya se han vacunado más de 600.000 personas, pero se espera que la vacuna de Oxford-AstraZeneca dé un impulso significativo, dado que es más barata y fácil de producir.

Es crucial que puede ser almacenada en un refrigerador normal, no como la vacuna de Pfizer, que necesita temperaturas ultrafrías de -70°C.

Esto significa que será más fácil llevar esta vacuna hasta centros de salud locales y residencias de ancianos. 

La aprobación de la vacuna llega en un momento de niveles de infecciones y presión hospitalaria “sin precedentes” en Reino Unido, según alertó Salud Pública de Inglaterra, añade el medio británico.