PuroPeriodismo/La Habana/Google Images

Después de años de lento declive a raíz de la crisis en Venezuela y el endurecimiento de las sanciones estadounidenses, el ritmo del colapso económico de Cuba parece ahora haberse acelerado. El síntoma principal del problema es una severa escasez de comida, destaca un informe del sitio independiente 14ymedio.com desde La Habana.

La Cuba de hoy no produce suficientes alimentos para abastecer a su población y necesita comprarlos en el exterior en dólares o euros, agrega el sitio con base en un informe del Institute for War & Peace Reporting (IWPR).

  • Cuba está ante la incertidumbre de si los visitantes volverán de manera masiva y si los migrantes seguirán enviando tantas remesas. Pero también afronta la certeza de que su actividad más lucrativa, su relación con Venezuela, ya no volverá a ser tan beneficiosa como antes.
  • Cuando la economía de Venezuela comenzó a colapsar hacia 2015, el impacto en Cuba no se sintió de inmediato. Comenzó un lento declive de la economía del país que terminó por agravarse con la llegada de la pandemia.

Con sus principales fuentes de ingreso a la baja y sin acceso a mercados financieros internacionales, el Estado cubano tiene más dificultades de las habituales para conseguir divisas, añade el sitio.

Aunque en el país no se difunden estadísticas económicas precisas y actualizadas, la información disponible en el exterior pone de relieve la precariedad de la situación.

Las peores cifras desde 2005

Según datos oficiales del Banco Internacional de Pagos (BIS), al finalizar junio de 2020, las empresas cubanas disponían, en cuentas de entidades bancarias en el exterior, el equivalente a 867 millones de dólares.

Para Cuba, este es el peor dato desde finales de 2005, según muestran los registros del BIS.

En los últimos 15 años, Cuba había dispuesto de un promedio de 2.200 millones de dólares en divisas al cierre de cada trimestre, según las estadísticas de la citada institución. Ahora, dispone de menos de la mitad, agrega 14ymedio.

Esto se está traduciendo en una reducción drástica de las importaciones, que cayeron un 34% en los primeros ocho meses de este año con respecto al mismo periodo de 2019, según los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ver: 14ymedio.com, La Habana